Y… ¿qué tiene de malo el Teletón?

“La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo”. Eduardo Galeano

He visto varios casos en los que una definición de “bueno o malo” como persona recae en un hecho tan simple como el de apoyar o  no apoyar al Teletón en México, algo que por muchas razones es absurdo ya que todos los mexicanos somos donadores de esta institución. Sí, tal como se lee, todos lo somos ya que muchos gobiernos en México han realizado donaciones con dinero de contribuyentes por millones de pesos, sin consultar a los ciudadanos.hombre silla de ruedas Esto lo puede leer bien documentado en -> este enlace<-.

Desafortunadamente, no todo es bondad en este evento y no apoyar al Teletón no convierte a nadie -absolutamente- en malo, como apoyarlo no lo vuelve tampoco “bueno”.

Al respecto de esta institución y sus formas de recaudación de recursos, señalo -criticando- dos componentes, uno social y otro gubernamental.

Comenzando con lo social: Algo bueno del Teletón es que se ayuda a algunas personas con discapacidad. Esto es innegable, como también lo es el ayudar a la sociedad en muchas otras formas, pero esta ayuda no necesariamente tiene que ser canalizada a través del Teletón. El problema que yo veo -socialmente hablando- es que la razón por la que la gente apoya este evento es que lo vio en la televisión, y pienso: ¿De no ser así no ayudarían? ¿Su solidaridad social existe únicamente a través de donar a Teletón?

Y en lo referente al gobierno: éste, al donar dinero de los ciudadanos a una institución privada que ayuda a la empresa Televisa (pues fue creada por ésta) a eludir impuestos y no apoyar a instituciones públicas (hospitales, centros de salud y rehabilitación, etc) desperdicia recursos valiosos de la sociedad para regalarlos a una empresa que puede, perfectamente, cubrir el gasto del Teletón con recursos propios.

En el Teletón, lo ideal sería que Televisa y sus asociados construyeran los CRIT con recursos propios, sería positivo pues usarían su dinero para una causa solidaria y que el evento recaudatorio fuese sincero y dirigido principalmente a particulares y filantrópicos. El problema es que no lo hacen así, y utilizan dinero donado por terceros, gobiernos incluídos, para esto, y la donación de gobiernos resulta perjudicial para la sociedad porque esa inversión pudo hacerse en instituciones públicas que cumplan funciones más amplias que un CRIT, ya que así como hay cientos de casos de gente ayudada en estos centros, hay muchísimos casos no documentados de personas rechazadas que no son atendidas, tampoco, por el Estado ni por alguna otra institución. Esto además de invitar a la gente (individuos, no empresas) a realizar donaciones mediante estrategias de marketing que vuelven al evento una farsa más que una causa social, que es lo que hacen parecer. No se niega que ayuden, pero la realidad no es tan perfecta como la muestran en televisión.

Parafraseo a la periodista Priscila Hernández (especializada en cobertura sobre personas con discapacidad, derechos humanos, diversidad, etc.): el Teletón apela al sentimentalismo para recaudar fondos, haciendo ver que los discapacitados solo merecen caridad y lástima. Además de que gobernadores y el presidente eluden su responsabilidad social “pensando” que con donar al Teletón han cumplido con su obligación de atender a personas con discapacidad. La filantropía es un derecho de particulares, no de gobiernos, de éstos es obligación ayudar pero no a través de este tipo de eventos. El Teletón termina siendo una farsa, tanto por sí mismo como por parte de las empresas participantes, nos explica Priscila en -> este enlace <-.

Creo que nadie en su sano juicio estaría en contra de la solidaridad hacia quienes necesitan apoyo, pero antes de ayudar podríamos analizar si lo que hacemos realmente está beneficiando a quien queremos o si hay mejores formas de ser solidario. Igualmente podríamos exigir a nuestros gobiernos que en vez intentar verse como benefactores, lo sean realmente y cumplan con su obligación de atender a personas discapacitadas y crear (y hacer cumplir) leyes que incluyan y den mejores oportunidades a quienes más lo requieran.

Muchas charlas se tornan ríspidas cuando se trata este tema, pasa en redes sociales y en muchos sitios cuando alguien cuestiona el Teletón y trata de mostrar que no es la mejor vía para ser soldario. Será acaso que no nos gusta que algo que creíamos cierto se nos muestre falso y reaccionamos hostilmente. Pasa seguido.

Insisto: Nadie en su sano juicio estaría en contra de ser solidario con personas discapacitadas, pero hay mejores formas de ayudar que el Teletón, solo hay que buscarlas fuera de la televisión.

Eduardo Porras

Anoto: Existen también instituciones civiles que atienden a discapacitados y que reciben apoyo de ciudadanos y empresas que, interesadas en que sus pagos por obligaciones fiscales tengan un buen uso, prefieren apoyarlas que darlas a un gobierno en el que -probablemente- no confían del todo. Basta buscarlas en los directorios, en Internet, etc. No todo lo tenemos que hacer porque la TV nos dice que lo hagamos o porque los demás lo están haciendo.

.

Anuncios


Categorías:Ética, Ciudadanía, Educación, Gobierno, Medios de Comunicación, Mexico, Sociedad, Temas Generales

Etiquetas:, , , , , , ,

1 respuesta

Trackbacks

  1. Y... ¿qué tiene de malo el Teletón? - Webdis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s