Estrechez de Miras

Soy uno de muchos que piensan que la Sra. Elba Esther Gordillo es una influencia negativa en la educación del país y ha perjudicado seriamente a los maestros y alumnos de México desde el SNTE. No pienso que sea alguien que pueda anteponer el interés de los demás al interés de su cuenta bancaria y su cuota de poder.

Dicho esto, le comento: Esta semana fue publicado en algunos medios una nota señalando irresponsablemente que la señora Gordillo “arremetía-contra, culpaba o atacaba-a madres trabajadoras por el deterioro familiar“, por haber escrito lo siguiente:

“Cuando la mujer tuvo que compartir la responsabilidad del ingreso familiar, no solo impactó en el deterioro individual sino en el de la sociedad toda. El abandono de la madre en la formación de los hijos, convirtió a las escuelas en guarderías juveniles, a los maestros, en solidarios responsables de la educación, y vació de contenido educativo y de convivencia humana, enormes cantidades del tiempo familiar, el cual fue ocupado por el excesivo consumo de la televisión chatarra… etc.”

Yo dudo mucho que sean todas ideas de ella, no porque no tenga capacidad de pensarlas, sino porque es algo que yo he visto discutirse en muchos medios desde hace varios años. En esa carta solo se encuentra sintetizado un sinfín de ideas, algunas buenas, otras cuestionables, pero no pertenecen necesariamente a una opinión propia de quien la escribió.

Pero mi punto es el tratamiento poco serio que tanto la prensa mexicana y algunas organizaciones pro-derechos de la mujer dieron a la carta. Pienso que están anteponiendo sus juicios sobre la Sra. Gordillo para leer el texto y pareciese que cualquier cosa que señale un cambio social a partir del ingreso -en pleno- de la mujer-madre a la responsabilidad del ingreso económico familiar será leída como algo negativo sin leer bien lo que el texto explica.

He leído el texto muchas veces y no he encontrado la misoginia ni el machismo por ningún lado, no veo nada que “arremeta” ni ataque a las mujeres o que “ningunée” a la mujer en el papel laboral ni familiar. Tampoco, ciertamente, veo algo que diga que los hombres-padres no han tomado el rol de compartir la formación de los hijos pero creo que hoy más que nunca ambos padres de familia comparten responsabilidad en la formación de los hijos (sin exagerar ni generalizar, no todos lo hacen, no todos son responsables ni todos irresponsables).

Pienso que hay un problema de interpretación y estrechez de miras; como si estuvieran viendo por el ojo de una cerradura percibiendo solo lo que quieren ver; además de que muchos medios y periodistas en el afán de no quedar mal con las instituciones que cuestionaron a Elba Esther prefirieron adoptar la postura de crítica solo “copiando y pegando”, sin opinar realmente.

El texto pone en la mesa un hecho que no están leyendo y que está muy claro: “la mujer-madre comenzó a compartir la responsabilidad del ingreso económico y ya no estuvo tanto tiempo con sus hijos… antes sí lo estaba y tenía mayor responsabilidad en la formación de éstos y al ingresar al ambiente laboral hubo una falla en la formación que, en muchos casos, no fue reemplazada por la atencion de padre-madre compartida”.

Esto es algo que mucho antes de que siquiera en las dirigencias del SNTE se observara, tanto padres responsables como maestros comentaban; no criticando a las madres trabajadoras ni menospreciándolas, sino poniendo en la mesa una discusión de hechos, quizás basada en suposiciones, pero nunca “arremetiendo” o “atacando”.

Me interesa exponer un punto de vista libre de prejuicios y que el tema de la educación de los hijos pueda analizarse en el marco histórico de los hechos señalando “cómo sucedieron las cosas” sin que se piense que por hacerlo se está atacando o “arremetiendo” contra un grupo de personas. El hecho sucedió, señalarlo no implica criticar a los involucrados.

Piense, lea bien, deje sus emociones y corajes a un lado y no cierre los temas de discusión (Nota: discusión no es igual a pleito) solo porque alguien que a usted le cae mal tocó el tema o porque alguien le dijo que en un texto se criticaba a alguien.

Por lo pronto, lo invito a leer tranquilamente dicho texto (aquí). Si después sigue viendo en este el machismo y misoginia que creo que no tiene, ni hablar, espero que algún día encontremos un tema en el que usted no se sienta atacado solo porque se menciona un hecho histórico.

Tenga usted un buen día… y cuídese de los medios de comunicación y de cómo tratan los temas.

“No le crea todo a los demás por convivir”.

Eduardo PS

.

Por cierto: Espero que luego de leer este texto no me venga usted con que estoy defendiendo a la Sra. Gordillo. En caso de que piense usted eso, lea el texto una y otra vez, notará que nunca lo hice.

.

Anuncios


Categorías:Educación, Medios de Comunicación, Periodismo, Poder, Política, Sociedad

Etiquetas:, ,

5 respuestas

  1. Karina considero que al tu hablar de tu caso o de lo que a ti te pasa también te “encajonas”. Solo te enfocas en las madres solteras.
    Considero que va más haya de lo aparente y coincido con @eoz cito:
    verdad 2 tercios del texto del SNTE firmado por Elba Esther son un análisis puro y duro de altos vuelos, es más, cualquiera diría que lo hizo un crítico del sistema y no alguien que por años se ha servido de éste.
    El sistema lo que busca o su fin es que la mujer se “emancipe” cualquiera diría y al gobierno por que el interés de que la mujer se emancipe?
    Por qué nos hacen creer que es indigno en la actualidad el ser ama de casa ?
    Por qué no ser exitosa?
    Hay encuestas que señalan que la mujer es el mayor consumista! Al sistema o mejor dicho a el capitalismo, no le sirve que la mujer sea ama de casa o madre de tiempo completo, porque no le da ganancia alguna.
    Hoy importa más consumir por uno mismo que por hacer ostentación de poder adquisitivo.
    Al capitalismo no le interesan nuestros hijos su educación etc,
    Entiendo que hay muchas madres que son cabezas de familia y tiene que salir todos los días a trabajar y hacer lo imposible, pero hay más que tiene pareja y deciden trabajar para encajar en la sociedad ser exitosa, por lo tanto no podemos generalizar, pides que amplíen los horarios en guarderías y hablas de valores , me pregunto:si ampliaran los horarios en las guarderías los valores ya no se los enseñarían las madres sino las guarderías o escuelas (sistema)
    En conclusión no es la vida la que te orilla, si no la vida que tu decides escoger.
    Tal vez no puedas cambiar el sistema pero si tu vida.
    Saludos!

    Me gusta

  2. Quien haya sido el que se propuso distraer la discusión de lo toral e importante a lo superficial y aparente bien que lo logró.

    A decir verdad 2 tercios del texto del SNTE firmado por Elba Esther son un análisis puro y duro de altos vuelos, es más, cualquiera diría que lo hizo un crítico del sistema y no alguien que por años se ha servido de éste y en buena medida lo que sustenta el argumento es la crítica que se hace a dos fenómenos intocables, institucionalizados a niveles cuasi divinos hoy en día: el consumismo (con toda su teología y falacias de que “es lo que sostiene la economía” cuando es todo lo contrario) y la subcultura del entretenimiento de la cual la televisión es la principal artífice y beneficiario.

    Eso debería ser lo discutible del texto del SNTE y no lo que se enarboló como principios para preparar el linchamiento mediático de Elba que luego justificara su posterior encarcelamiento.

    Veo lamentablemente que una mujer como Karina se dedique a defender su postura y declare cosas desde lo aparente afrimando cosas (y cito): “La vida las obliga a irse a trabajar fuera de casa.”, no Karina, no es así no hay tal cosas como “la vida” porque tu afirmación encierra una postura determinista de tipo fatalista que se sustenta en el pensamiento mágico.

    Me explico con un ejemplo, tu afirmación daría lo mismo si en lugar de “la vida” hubieras escrito que “la virgen” o “Dios” así las “obliga” y no, ni dios, ni la virgen, ni mucho menos ésa entelequia de “la vida” las obliga, es el sistema, el poder, la estructuración económico-político-social (que por cierto tienen nombres ya pellidos concretos) en la que vivimos la que orilla a que las mujeres se incorporen al mercado laboral para abaratar la mano de obra disponible y poner a todos a competir, hombre y mujere por igual, por los mismos puestos y trabajos y es lamentable que a la única mujer que comenta el post de Eduardo se le pase de largo esto de la incorporación a los mercados laboral y de consumo por medio de la cosificación de la mujer para engrosar los bolsillos de los capitalistas espectuladores.

    Ahora bien, ¿por qué se cuestiona más el papel de la mujer en la formación de los hijos? Simple, porque lo que diga la madre tiene el peso, la equivalencia (ahora si) de “palabra de Dios” (para usar un ejemplo asequible) pues nada más ni nada menos que por nueve meses hubo una simbiotización físico-biológica que una vez nacido el crío se sublima en relaciones psicoemocionales imperativas (ahora si) en la formación del carácter de las personas.

    Saludos a todos y gracias a Eduardo por el texto.

    Me gusta

  3. El comentario anterior confirma la sensibilidad del debate porque las madres se sienten abandonadas en su ardua labor. Como bien dice, hacen circo y maroma por sacar adelante a los hijos en una sociedad ciega y sorda ante los cambios importantes que han tenido las familias en los ultimos decenios. Sin embargo, es un hecho que los hijos pasan mas tiempo solos con la TV.

    Me gusta

    • No había podido venir por acá a ver si había alguna respuesta, Danzoner4, sí, sin duda los niños pasan más tiempo con la TV, bueno, si las mamás no tienen el suficiente sueldo como para pagarle a alguien que los esté llevando a actividades o poniendo alguna actividad casera que no sean TV o videojuegos no supervisados (también conozco mamás que tienen una nana de confianza que lo hace). Pero todo está conectado con eso que digo, que de repente todo se carga a las madres (solas, sin apoyo ni del padre ni de sus propios parientes o los del padre) y algunas no tienen otra opción. Tristemente así es, pero ojalá en lugar de críticas la señora Elba Esther aportara soluciones, pero pues no. Así es esto.

      Me gusta

  4. Leo tu post, me acuerdo de la conversación que tuvimos en Twitter y me pregunto si será bueno dejarte este comentario, pero ahí va, pase lo que pase, más porque a quienes no estamos de acuerdo con Elba Esther, de refilón, nos llamas estrechos de miras y casi casi manipulados.

    Aunque dices que no ves por ningún lado cuál es la misoginia ni el machismo de Elba Esther en su texto (conste, en este texto, no me estoy basando en ningún otro discurso, en su calidad de exponente número uno del sindicalismo charro ni en otras linduras que hace la señora) tú mismo señalas la razón por la que varias mujeres (porque también yo lo compartí con otras amigas y personas con las que discutimos temas de género). La razón por la cual estas afirmaciones son vistas como machistas y misóginas es que nada más exponen a una sola persona como la “responsable” (si quieres no digamos culpable) del abandono de la educación de los hijos y demás linduras que pone en esos párrafos.

    ¿Y el padre (hablando, claro de familias tradicionales)? ¿Y las demás personas alrededor de estas madres y que bien podrían apoyar a esas hipotéticas mujeres que muchas veces se ven obligadas a ver cómo le hacen para darles comida, techo, ropa, sustento en general a sus hijos? ¿La sociedad ya nada más está conformada por la madres de esos niños y es su sola responsabilidad ver cómo los educa con todas las exigencias que tiene enfrente?

    ¿Se ha pensado acaso (Elba Esther lo ha pensado) en cómo toda la estructura social está hecha para que, en puestos de bajo nivel, del tipo de madres que tienen que llevar a sus hijos a escuelas públicas, te tienen en horarios de más de 10 horas, rolando turnos, trabajando muy lejos de tu casa porque para vir cerca no alcanza? Digo, esos son “ligeros” factores que Elba Esther no cuestiona ni piensa ni expone (que yo sepa) en este “señalamiento histórico”.
    Sí, sin duda los tiempos han cambiado y las madres (inclúyome) hemos tenido que salir a trabajar y ver cómo malabareamos el cuidado y educación de los niños, que nuestra casa funcione de forma eficiente para que ellos y una misma estemos tranquilos, y trabajo y las obligaciones que conlleva.

    Y muchas hacemos lo posible o a veces hasta lo imposible para ir ayudando como se pueda a los niños, incluso acudir a “eventos” tan “relevantes” y “pedagógicos” como “la celebración del Día de la Raza”, “la matrogimnasia”, “las faenas escolares” y multitud de cositas que las escuelas te organizan para “convivir” con tus hijos pero que muchas veces te ponen en problemas con jefes que se preguntan por qué tienes que llegar tarde tantas veces.

    Desearía que la cosa fuera tan sencilla como la plantea Elba Esther, que la economía estuviera tan bien que si una trabaja en medios tiempos, sólo en horario de escuela, alcanzara para mantener a los hijos. No es así. Muchas madres son cabeza de familia y en lugar de que hubiera algún tipo de cambios para apoyar a quienes lo son, entre ellos, mejores guarderías (que no se quemen), con más amplios horarios, con costos más accesibles, que puedan acudir todas las madres tengan o no seguridad social (yo no tengo, por ejemplo) sin gastarse la mitad del sueldo en ello, pues sería entonces razonable decir que las madres “abandonaron” la educación de los niños. La vida las obliga a irse a trabajar fuera de casa. Y aún así, como te decía en Twitter, conozco madres admirables que se las arreglan para que sus hijos no sean unos hooligans y crezcan y aprendan de todo tipo de valores, no sólo conocimiento.

    En fin, yo sé que en esto no vamos a coincidir, pero en parte mi problema con esta particular postura tuya es la forma en que “encajonas” como que los que no nos cayó bien su declaración es porque vemos con “coraje” lo que dijo, sin razonar y le “creímos” (claro, porque no razonamos por ese coraje) a los diarios. Entiendo también que como me decías en Twitter una persona muy allegada a ti tiene que ver con la educación y por eso quizá has vivido sus problemas muy de cerca, es comprensible que los sientas cercanos y sí, broncas entre padres y maestros existen sin duda.

    Y sí, hay situaciones límite a las que se ven sometidos los profesores, pero buscar (Gordillo) a quién señalar y lavarse las manos en lugar de que la sociedad entera buscara los por qués y cómo se podrían solucionar se me hace, eso sí, estrecho de miras (de parte de Elba, no tuya, que conste). Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s