Voto Razonable

Hace pocos días charlaba con un amigo sobre cómo “deberíamos” votar en estas elecciones del próximo 1 de julio. Hablamos sobre el mejor o menos peor candidato, sobre los pros y contras de votar por cada uno y, finalmente, sobre cómo tomar la mejor decisión como ciudadano a la hora de marcar nuestra boleta electoral.

Llegamos a algunas conclusiones interesantes y aproveché para sacar a colación un texto de mi autoría (ciudadanía inútil) en el que critiqué a la sociedad que ejerce un voto irresponsable, esperando que el gobernante solucione todas aquellas cosas que se perciben como problema pero además siendo poco crítico y esperando que nadie más cuestione al ocupante del cargo público, es decir: que ni siquiera la crítica propositiva llegue a éste.

Observo esta tendencia en mucha gente, principalmente en aquellas personas que sienten pertenencia ideológica con el partido que ostenta el poder, se muestran intolerantes a la crítica e imposibilitados para la autocrítica, acusan a otros de ser intolerantes mas ellos mismos se muestran como tales. La intolerancia y el poco respeto hacia los demás se dan en todas las corrientes ideológico-políticas en nuestro país, sin embargo hoy es notable esa actitud dada la cercanía de las elecciones federales.

En esta charla concluimos que la mejor forma de votar es aquella que no solo es congruente con nuestra ideología sino además lo es con los intereses ciudadanos.

Concluimos que un ciudadano que vota responsablemente es aquel que un momento después de confirmar que el candidato por el que ejerció el voto fue electo para el cargo, se vuelve crítico con éste y no le aplaude avalando todo lo que hace; que un voto bien razonado no solo era bueno en lo individual sino razonable en lo colectivo, de forma que el ciudadano tomara partido en las decisiones del gobernante o representante cuestionándolo y entendiendo que no ha elegido un emperador con poder absoluto, sino simples administradores de recursos colectivos.

Es quizás la ausencia de esto lo que ha permitido (además de la corrupción) que muchas personas con cargos públicos se sientan poderosos e incuestionables, pues los mismos ciudadanos que les votaron les respaldan incondicionalmente, sin sentido crítico y con poca tolerancia para quienes no están de acuerdo con ellos o pretenden increpar al gobernante.

Pienso, estimado lector, que razonar el voto no implica solamente ver lo que el candidato ofrece en campaña, sino compararlo bien con las ofertas de los demás candidatos y con sus ideas; que debemos olvidarnos de los concursos de popularidad o de si el candidato habla bonito o si a los economistas o extranjeros les agradan los candidatos.

Tenemos que entender también que, casi siempre, estamos gobernados por gente con quien no estamos de acuerdo. Por lo menos deberíamos ser críticos y analíticos y empatizar un poco más con el resto de la sociedad, no con nuestros gobernantes, ellos se irán y nosotros seguiremos aquí.

Se trata de congruencia, de evaluación de los gobiernos y representantes actuales y de análisis sereno de las propuestas, y campañas, de los candidatos. De despojarse del egoísmo de la imposición de nuestras ideas para llegar a algo colectivo, de mantener siempre la mente atenta con quien administra nuestros recursos y no solo votar y olvidarnos de ellos.

Por lo menos, yo, así voy a votar. No lo haré porque sea “fan” ni palero de un candidato, sino porque pienso darle mi voto y cuestionarlo en todo momento en caso de llegar a ocupar el cargo para el que, espero, sea elegido… y lo mismo haré en caso de que quien ocupe el cargo no sea mi candidato.

Un razonamiento final: jamás llegará el candidato perfecto. Quizás usted tenga el suyo, pero siempre habrá alguien a quien no le guste.

Eduardo PS
…en twitter: @eduardopolis

En referencia a asuntos de guerra sucia en las campañas: Es normal que los políticos se peleen, pero caer en el juego de ellos no es sano para nosotros, usted puede despreciar una idea, pero despreciar personas solo llevará a dividir a la sociedad. No es inteligente caer en el juego, ni las tretas de marketing, de los políticos..

Anuncios


Categorías:Ciudadanía, Democracia, Mexico, Poder, Política, Tolerancia

Etiquetas:, , , , , ,

2 respuestas

  1. Coincidimos, solo agrego que los intereses mezquinos de quienes ostentan hoy el poder no los deja ver la realidad del fracaso en el que colocaron al pais, y los intereses Mezquinos nuvemente del argumento muy comun de los PRISTAS que sostienen que aunque hay corrupcion el PRI salpicaba”” Que triste que los ciudadanos que ejerzan su voto lo hagan desde esa perspectiva no importando las consecuencias al pais, contal de llevarse yano digamos un hueso grandote o contratote…..Se conformaran con migajas hoy, saciaran algo de su hambre pero sus hijos y nietos el dia de mañana no tendran de donde comer.

    Me gusta

  2. Como siempre y nada raro coincido contigo.
    Precisamente esa situación acontece en mi Estado Zacatecas, vote en su momento no tanto por un partido sino por un candidato, una persona que había hecho bien las cosas cuando gobernó desde otro partido y no el que ahora representa, pero desgraciadamente no hay un cambio considerable sino todo lo contrario. Y sí viejas prácticas de pagar favores han hecho que ahora algunas secretarias e instituciones no estén dirigidas por los mejores o lo más capaces sino por los que se les prometió para que ayudarán….Gracias por recordarnos lo que de pronto se nos olvida.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s