El Debate Incómodo

“Nuestro compromiso social y cultural es la manera más clara de transformar nuestros valores en acciones. / ¿cómo poner esos valores en acción…? Fundación Azteca es la respuesta. / ¿Cómo podemos encontrar un balance entre los derechos del individuo y las necesidades sociales, especialmente ahora, cuando los gobiernos cada vez amasan más poder?”

El texto de inicio se lee en el sitio dedicado a la Responsabilidad Corporativa de Grupo Salinas y en lo particular me deja pensando y dudando de su validez dada la respuesta del Sr. Ricardo Salinas Pliego a los cuestionamientos hechos en Twitter sobre la transmisión de un partido de futbol a la misma hora que se llevará a cabo el primer debate entre los candidatos a la presidencia de México. Al menos en ésta red social y en los últimos dos días, el tema ha sido dominante.

Existe, de nuestra parte – como ciudadanos – la libertad de ver en televisión lo que nosotros deseémos, no tengo duda de eso y lo he comentado sin afán de ser simplista, sin embargo pienso que influye más el desinterés ciudadano por la política que la libertad de elegir entre ver un debate presidencial o un partido de futbol.

Pienso que las elecciones no son poca cosa, se decide mucho en ellas, por ello creo que sería importante que los ciudadanos tuviéramos mayor interés en nuestras elecciones, pues con ese interés los mismos partidos políticos estarían más interesados en atendernos que en gobernarnos; también creo que las empresas de comunicación masiva tienen mucho que ver en el interés ciudadano por la política, particularmente en la época electoral.

Llama mi atención que una persona como el Sr. Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas -“holding” de Azteca -, como máximo directivo de una empresa de televisión abierta, diga que quiere “encontrar un balance entre los derechos del individuo y las necesidades sociales en tiempos que el gobierno amasa más poder” cuando una de las formas de dar un mínimo de poder a los individuos es conocer las propuestas y posturas de quienes pretenden gobernar el país y prefiera el dinero por sobre el interés público.

No se cuestiona el interés del Sr. Ricardo Salinas por el dinero pues en una carta adjudicada a él mismo expresa demasiado el valor de la riqueza (ver aquí), sin embargo la crítica de algunos ciudadanos ante su negativa a la transmisión del debate se ha centrado al hecho de que la televisora opera bajo una concesión y no bajo una adjudicación definitiva de los derechos de transmisión como bien privado.

El Grupo Salinas resalta en la biografía de su presidente que éste tiene “una fuerte convicción en las posibilidades del cambio democrático”. A pesar de eso, persiste la negativa para transmitir el debate presidencial, un evento que fue creado dentro de un marco democrático para que los ciudadanos puedan conocer las posturas y propuestas de los candidatos. Algo que fomenta el “cambio democrático” y que el Sr. Salinas se niega a apoyar.

Muchas empresas en México argumentan tener responsabilidad social, sin embargo el caso de Grupo Salinas y de su presidente pueden ser muestra de cómo ésto no es más que una simple pantalla que oculta intenciones meramente económicas y nulo interés por la ciudadanía. Quizás podemos afirmar que su responsabilidad y compromiso social no es más que una simple hipocresía, que lo importante es eludir impuestos a través de sus fundaciones y que programas tales como Teletón, Iniciativa México, Fundación Azteca y Fundación Televisa (entre muchas otras), no tienen buenas intenciones en absoluto.

Algunos pensamos que, con todo descaro, nos engañan y no solo los gobiernos amasan más poder, también las empresas lo hacen y no están dispuestas a ser congruentes y agradecidas con la sociedad, mucho menos a comprometerse con ésta, aunque en sus sitios corporativos afirmen lo contrario.

Los ciudadanos no solo tenemos la opción de ver el debate por Televisa o el futbol por Azteca… también tenemos opción de apagar la televisión. A ellos, los empresarios, les corresponde la congruencia y tener una verdadera responsabilidad social.

Eduardo PS
…en twitter: @eduardopolis

Pudiésemos trascender con nuestras acciones más allá de Twitter, llevando reclamos personales o grupales a las televisoras o la Federación Mexicana de Fútbol (para éste caso) a través de cartas y correo electrónico, o involucrándonos con los partidos políticos exigiéndoles compromisos reales con los ciudadanos, exigiendo mejores contenidos en TV abierta presionando a las empresas de televisión y, de forma más avanzada, exigiendo a nuestros representantes transformaciones radicales en educación.

Pudiésemos…

– Gracias a Alejandro Navarrete, Irene Torres y Alma Soto por sus reflexiones en Twitter que, sin duda, ayudaron a darle sentido a esta publicación (podría agradecer a más, pero de ellos obtuve la mayoría de las ideas congruentes para armar este “post”).

Anuncios


Categorías:Ciudadanía, Democracia, Educación, Poder, Política, Sociedad

Etiquetas:, , , , , , , ,

1 respuesta

Trackbacks

  1. Latino » Blog Archive » El Debate Incómodo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s