Aprendiendo a gastar

Imaginen un hogar donde se gasta dinero en cosas que no son necesarias para su funcionamiento; donde por simples caprichos la casa cambia de color cada año; la cocina se renueva al último son de la moda y la televisión es reemplazada ante la aparición de la más nueva tecnología; el bote para la basura es cambiado solo porque se encontró uno mejor y, sin razón alguna, todas las cosas se inutilizan y se gasta en nuevas sin justificación. Bien, ahora imagínese eso no en una casa sino en una ciudad, en un territorio o un país…

Considero pertinente comentar que me parece que los gobiernos en México no solo utilizan mal los recursos públicos, sino que los desperdician. Usarlos mal sería invertirlos en cosas que quizás no son tan necesarias, pero que pueden llegar a servir; en nuestro caso tenemos gobiernos que malgastan buena parte de nuestros impuestos en cosas totalmente inútiles para la sociedad, tales como publicidad, vehículos oficiales – y su rotulación -, pintura en edificios (la cual cambia cada administración para adecuar los edificios a los colores del gobierno en turno), y muchos gastos más que se me escapan de la mente ahora.

No sería nada malo el comenzar a considerar los siguientes puntos, los cuales ayudarían a evitar el desperdicio de recursos y, quizás, podríamos empezar a ver un uso mejor distribuido en requerimientos sociales y no en “necesidades” partidistas/políticas.

Propongo lo siguiente:

  • Limitar al gobierno el uso de publicidad (en cualquier forma). El ciudadano puede enterarse de las obras del gobierno por otros medios sin necesidad de un gasto excesivo en publicidad. Igualmente el sitio de Internet del gobierno puede servir para anunciar actividades/obras sin gastar inútil y excesivamente el dinero.
  • Prohibir el uso de la imagen del gobernante (y de cualquier funcionario) en la promoción de obras del gobierno. El interés de usarlo es meramente político y es utilizado en beneficio, también, del partido que llevó al gobernante al poder. La utilidad para la sociedad del uso de la imagen de la persona en el poder es prácticamente nula. Insisto en el uso del sitio de Internet y un espacio muy limitado en periódicos para anunciar obras, no para promocionar gobernantes.
  • Limitar los discursos de gobierno a meros informes ante congresos – como antes, pero en formato mejorado – sin el uso de medios masivos de comunicación como rendición de cuentas ante la sociedad a través de sus representantes, la forma puede ser escrita o en discurso presencial pero no debe ser utilizado como mostrador publicitario para el gobernante ni para el partido que lo respalda política/ideológicamente.
  • Prohibir el uso de nombres para los programas de gobierno, ya que éstos son utilizados por los gobernantes como estandartes no solo de ellos, sino de su partido político para anunciarse en las elecciones, no hay utilidad para la sociedad de poner nombre a un programa que ejecuta obras que son obligación del gobierno.
  • Prohibir el uso de los colores del partido político del gobernante en los logos y papelería del gobierno, así como en los edificios y, sobre todo, en los vehículos oficiales, parques, jardines y edificios públicos de la ciudad.
  • Prohibir la modificación del logo – escudo de la nación/estado/ciudad ante el cambio de administración, de manera que sea el escudo oficial el que deba usarse en la papelería y solo sea modificado ante una modernización de imagen avalada por la sociedad y no para identificar a un gobierno que usará el logo como propaganda y generará un gasto innecesario en nueva papelería con cargo a nuestros impuestos.

Si bien en una casa el dinero puede ser gastado en lo que se venga en gana, también es necesario utilizarlo inteligentemente, y no solo cambiar las cosas por placer a costa de gastos necesarios tanto para la casa como para los integrantes del hogar; más aún en un país, una ciudad o un estado debemos cuidar la inversión y no permitir que los recursos ciudadanos vayan a parar a empresas que se sirven a manos llenas de la necesidad de gastar inútilmente el dinero público.

Es solo cuestión de prestar, como ciudadanos, atención a los detalles. Es hora de exigir que nuestro dinero se invierta en nosotros, y no en la imagen del gobernante y de su partido político.

Eduardo PS

Anuncios


Categorías:Ética, Ciudadanía, Democracia, Mexico, Poder, Política, Temas Generales

Etiquetas:, , , , ,

2 respuestas

  1. Básicamente vi reflejado eso que vivimos en Zacatecas ahora que hubo un cambio de Gobierno con otro partido que no era PRD.. y aun siendo PRD hubo ese tipo de cambios inútiles.. ahora que es PRI ya imaginarás.
    Lo que deberían cambiar es la actitud.. la forma de gobernar, los logos y los colores qué!?

    Me gusta

  2. Eduardo: Coincido con tus propuestas. Son sensatas desde el punto de vista de los ciudadanos. Espero que algún día tengamos políticos a nuestra altura.
    Buen día!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s