Publicidad y Censura

En alguna ocasión la empresa donde trabajaba realizó una fuerte inversión en publicidad, se hicieron plumas, tazas y calendarios para obsequiar a nuestros clientes. Sin embargo hubo un error: en estos productos solo se incluía el logo de la empresa, no decían qué hacíamos ni tenían una leyenda (por pequeña que fuese), solo el logo y el teléfono de la oficina corporativa. El resultado es que un año después no había forma de medir el resultado de la campaña, muchos clientes potenciales tenían un objeto con un logo pero sin manera de contactar a quien lo promovió.

Ayer, 1 de octubre de 2011, tuvimos en el Estado de Chihuahua el evento del informe del Gobernador del Estado, César Duarte. En los días previos fue impresionante el despliegue publicitario para elCorruptus in Extremis evento, con pendones desde el aeropuerto de la capital hasta anuncios espectaculares, así como una invasión excesiva de espacios en radio y televisión avisando a la ciudadanía sobre el informe de labores. Hoy uno de los diarios de la capital del Estado agrega 142 páginas de un suplemento “informativo” sobre el informe del Gobernador, además de muchísimas fotografías del Sr. César Duarte. El gobierno “bombardea” a los ciudadanos con supuesta información de sus supuestas obras, tanto en infraestructura como en educación. Más allá de que muchos chihuahuenses sepamos que el gobierno miente o exagera sus logros, me permito comentar lo siguiente (aplicable a cualquier gobierno):

El gobierno (local o regional) es el administrador de los bienes de sus gobernados, y éstos son tanto sus votantes como los opositores, no son dueños de los recursos económicos y es su obligación utilizar éstos en beneficio de la ciudadanía, en la construcción de obras civiles útiles y de beneficio a largo plazo, no de “relumbrón” para que se hable bien del gobierno sino de utilidad para todos los ciudadanos; el gobierno debe invertir en educación (no tienen por qué anunciar que lo hacen), garantizar que las escuelas cuenten con todos los recursos para poder trabajar con la mínima comodidad para sus alumnos y maestros; el gobernante debe estar al pendiente de que la ciudadanía tenga espacios de convivencia (parques, plazas, paseos y andadores), no solo vías rápidas de acceso a centros comerciales y laborales; debe proveerse al ciudadano de policías y agentes de vialidad confiables, no solo bien pagados sino bien educados para servir.

Dicho esto, comento ahora: El gobierno que anuncia demasiado sus obras y gasta infinidad de recursos en publicidad no puede estar haciendo bien las cosas, es gobernar por imagen y no por acciones, es populismo en su máxima expresión. Utilizar los medios de comunicación para informar lo que el gobierno quiere y no lo que la ciudadanía debe conocer es también una forma de censura y el gobierno de Chihuahua (y casi todos los gobiernos priístas) parece tener muy bien amaestrados a los medios de comunicación en el Estado para desinformar.

Así de simple… ¿por qué un gobierno haría un desperdicio de impuestos ciudadanos en publicidad cuando éstos podrían ser usados en cosas útiles? ¿Será que las cercanas elecciones presidenciales “justifican” para ellos el gasto en publicidad para beneficiar al PRI a nivel nacional? De otra forma no me explico por qué Humberto Moreira (Presidente del CEN del PRI) y Enrique Peña Nieto (precandidato del PRI a la Presidencia de la República) asistieron al informe de gobierno de Chihuahua.

En nuestra casi inexistente democracia, tenemos mucha publicidad de gobiernos locales y regionales para beneficio de partidos políticos, los gobernantes están antes al servicio de sus partidos que de la ciudadanía y se “compran” medios de comunicación para que publiquen solo lo que el gobierno-partido quiere que se conozca.

Esto se realiza justo frente a nosotros y al igual que aquella campaña publicitaria que no benefició a la compañía, ésta no tiene utilidad alguna, lleva el sello de nuestro gobierno para beneficio del PRI y las agencias de publicidad pero está mal utilizada, no beneficia a los dueños del dinero (nosotros); la ciudadanía sigue funcionando por si misma pero no gracias a buenas acciones de gobierno.

No sería mala idea tener un formato en el que el gobernador solo informase de sus acciones al congreso del estado, aunque solo recibiera aplausos de diputados vendidos a él, por lo menos no habría mal uso de recursos públicos en publicidad.

Eduardo PS

 

Anuncios


Categorías:Ciudadanía, Decadencia, Democracia, Gobierno

Etiquetas:, , , ,

1 respuesta

  1. Ay, los políticos y su cochinero. Yo me atrevería a decir que no hay democracia en nuestro país, que todos los que están en el poder y han estado a lo largo de la historia postconquista, son los hijos y nietos de aquellos lamebotas vendepatrias que han ido heredando los puestos de poder e influyentismo, y que las elecciones sólo son una quimera.
    Aclaro que esta es mi opinión, lo que yo creo, no necesariamente la verdad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s