No votes por una mujer…

Sí, te invito a que en las próximas elecciones no votes por una mujer que pretende ser elegida para un puesto público sólo por su género.Lisa Simpson President

En 2004 hubo elecciones en la capital del Estado de Chihuahua. La “contienda” por la presidencia fue entre dos candidatos: Martha Laguette y Juan Blanco, del PRI y PAN respectivamente. Fue la primera ocasión en que vi a una mujer (en mi lugar de residencia) postularse para el cargo público más importante de la ciudad; parecía simpática y tener una buena imagen dentro y fuera de su partido político, mas no sabía mucho de ella, era cuestión de ver su plan de trabajo planteado en la campaña electoral.

La campaña de la señora Laguette fue mala, no tenía propuestas concretas y divagaba tratando de explicar las pocas que tenían sentido sin poder dar en el clavo al no mostrarse de carácter fuerte por lo menos para posicionar sus temas en boca de los votantes; hasta que encontró un tema: construir una vialidad periférica que desahogase el tráfico de la ciudad, y la llamaría “la Vialidad Ribereña” (en la ribera del Río Sacramento). Durante todo el tiempo previo al cierre de campaña lo único que escuchábamos y leíamos sobre la candidata en los medios era sobre esta vialidad, tocando superficialmente otros temas.

Entretanto el candidato panista, si bien no parecía ser alguien de carácter fuerte para ostentar el cargo, hizo su campaña sobre los mismos temas de seguridad, empleo y demás asuntos de interés general, pero intentando explicar su plan de trabajo. La campaña de éste no fue grandiosa, pero al menos no cometió el error de basar toda su propuesta en una sola obra civil; no era muy elocuente pero sí lo era más que su oponente y su propuesta de trabajo parecía tener un buen impacto en la gente. Se le veía como alguien con más capacidad para encabezar la Presidencia Municipal.

En fechas próximas, una mujer en México podría ser candidata a la Presidencia de la República, lo cual celebro con gusto pues hacen parecer lejanos los años en que las mujeres no podía participar en la gestión pública del país, ni siquiera votando. Es de aplaudir el esfuerzo de quienes han luchado por intentar mejorar su entorno social a través de la participación en la política; aunque falta mucho trabajo para que en la administración pública del país se deje de discriminar por género, se ha triunfado en las pequeñas batallas por la igualdad. Estoy seguro que un día lograremos una integración total, aunque parezca lejano el momento.

Sin embargo tengo un problema al visualizar a la probable candidata a la presidencia: algunos (especialmente mujeres) me han comentado que votarán por ella por ser mujer.

Es decir: no me ofrece nada, de momento, sino una “administración femenina” (sea lo que sea que eso signifique) de la Presidencia del país. La posible candidata, Josefina Vázquez Mota, afirma que México está preparado para ser gobernado por una mujer, y no tengo duda de cualquier persona bien preparada y capacitada puede gobernar al país, pero hace falta algo más que una condición física para que yo, y muchos más, decidamos votar por alguien… para el cargo que sea. A final de cuentas hemos tenido pésimas administraciones y representaciones públicas llevadas por personas de ambos géneros.

Por años los hombres relegaron a las mujeres a roles sociales secundarios (no entraré en discusión ni justificación de los porqués, solo reitero mi aplauso a la igualdad de derechos humanos sin importar el sexo del humano en cuestión), dado esto esperaría que si una mujer me invita a votar por ella se gane mi voto mediante una propuesta llena de ideas inteligentes, demostrándome que su género no tiene nada que ver con su capacidad para gobernar.

Lamento que haya mujeres que voten por otras mujeres sin importar si sus ideas y propuestas son buenas, de la misma forma que lamento que un hombre descarte votar por una mujer solo por serlo (aplique esto también a la inversa); lo lamento porque ambas situaciones generan división.

Aquel 2004, la candidata del PRI resultó perdedora en las elecciones locales con un 44.24 % de los votos, contra un 53.53% de su oponente panista. A pesar de su desastrosa campaña, alegó que perdió la elección por machismo. Eventualmente el ganador de la presidencia municipal construiría la “vialidad ribereña” (con otro nombre), pilar de campaña de la candidata derrotada.

Ojalá que un día dejemos de discriminar por género. Ojalá que un día dejemos de dividirnos.

Eduardo PS

Anuncios


Categorías:Democracia, Política

Etiquetas:, , ,

3 respuestas

  1. Y una vez más vuelvo a estar de acuerdo con esta publicación mi buen Eduard.
    Yo fuí testigo en mi Edo (Zacatecas) de ese tipo de elecciónes que nos llevo a uno de los malos gobiernos que hemos tenido aquí, yo al igual que tu, no soportaba que la dijeran las mujeres que sólo por ser mujer, votarían por ella. No se debe basar un voto en esa concepción, al igual que tampoco se debe basar en lo que también ya paso en mí estado, votar porque está jóven y guapo.
    En definitiva es igualdad de género y en esta frase no se expresa que igualdad sólo para las mujeres… Esa igualdad mal entendida de muchas mujeres que hacen ver tan mal, muchas otras situaciones que si merecerían ser vistas como tal.

    Me gusta

  2. Sin objeciones, estoy de acuerdo contigo al 100 por ciento. Lamentablemente, no sólo en la política, sino en la mayoría de los aspectos del diario acontecer, cuando llega la hora de elegir X o Y, nos dejamos llevar por el “ya es justo y necesario” dejando a un lado las propuestas e ideas que realmente nos pueden ayudar a identificar la mejor opción.

    Como mujer, me llena de gusto ser testigo de una mayor inmersión de mi género en la administración del país. Sin embargo, el que Josefina Vázquez Mota sea mujer no es razón suficiente para que tenga mi voto. ¿Qué ha hecho a lo largo de toda su carrera política? ¿Qué piensa hacer para mejorar la situación del país? Creo que ninguna mujer debe votar por otra sólo por ser del mismo género, así como ningún hombre no debe votar por una por el simple hecho de ser mujer.

    Una vez más, excelente post. Gracias por compartir. Saludos mi estimado Eduardo

    Me gusta

  3. Muy cierto, no se debe juzgar un libro por su cubierta (diría Lisa Simpson) y no se debe elegir a un candidato porque “ya es su tiempo” (como en el caso de las mujeres) sino por qué proponen. Es toda la igualdad que se pide, que se juzguen las IDEAS, que se den mismos derechos donde es perfectamente aplicable, no que se dé ventajas porque antes (y ahora algunas veces) ha habido discriminación contra un grupo social. Muy buen post, saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s