Ciudadanía Inútil

Recuerdo que hace ya mucho tiempo, dentro de una discusión familiar, mi abuela comentaba que cierta acción de uno de sus hijos (tío mío, obviamente) estaba bien hecha, cuando a todas luces no lo estaba. Siendo yo un niño de 10 años sabía que había cierta incongruencia y falta de ética en la acción sin embargo mi abuela lo defendía por que era su hijo, solo por eso. El problema no terminaba con la insensatez de defender solo por ser su hijo, sino traspasaba la barrera de lo moralmente aceptable pues había una persona que podía ser perjudicada por la acción realizada por el sujeto. Dado esto, decidí comentar que me parecía incorrecta la defensa de alguien que estaba mal, con mi consecuente regaño y, al menos por un rato, castigo ejemplar (que no me sirvió de nada).

Años después noté que mi abuela no siempre hacía eso y en ocasiones se oponía a lo incorrecto, fuese quien fuese el sujeto; sin embargo comencé a ver esa misma actitud en otras personas y no hacia sus familiares, sino hacia grupos sociales, partidos políticos y otras instituciones; defendiéndolas solo por el sentido de pertenencia, mas no por la congruencia de ideas, acciones o repercusiones en lo individual o en la sociedad. Se defiende solo por el gusto de defender aunque no haya argumentos bien fundamentados o aunque otro tenga una idea distinta y contrapuesta a la que sentimos nuestra.

Así, tenemos entre nuestros ciudadanos una no muy pequeña clase de personas que apoyan causas, leyes, acciones y hechos solo porque su representante político lo hace. En ocasiones no tiene que ser siquiera su representante… Dicho esto, contamos con gente que apoya incondicionalmente a AMLO solo porque dice abanderar a la izquierda política mexicana o bien hay quien apoya sin cuestionar al Presidente Felipe Calderón; en ambos casos algunos de sus seguidores continuarán apoyándolo aún si éste tiene ideas malas, incongruentes, estúpidas o perjudiciales (incluso para él mismo); no encontrarán nada cuestionable solo porque salió de éste o bien porque tuvo la idea de apoyar lo antes mencionado.

Siempre pensé que quienes se oponían a todo hacían daño, y sí que lo hacen; sin embargo analizando un poco lo anterior, podemos encontrar una tendencia similar o incluso más dañina para la sociedad entre quienes no cuestionan nada y dan por sentado que porque su líder propone algo es bueno, así, por “default”.

Entonces, al final tenemos a “izquierdistas” que piensan que una escuela merece actos terroristas porque ahí estudian, según él, solo los derechistas; a personas que no encuentran jamás una sola incongruencia en las palabras de Enrique Peña Nieto, AMLO o Felipe Calderón, o a “derechistas” que creen que la Ley de Seguridad Nacional es buena solo porque la propone el Presidente de la República y respalda al “buen” ejército que combate a los narcotraficantes sin evaluar las consecuencias negativas que podría acarrear (y sin ser aprobada aún, ya muestra).

No cuestionan más, cierran su mente y su capacidad de pensar y la ceden, permitiendo que el poder de decisión y de pensamiento esté en otros y no en ellos.

Considero que este tipo de ciudadanos es dañino para la sociedad, pues es el que históricamente ha permitido que unos cuantos decidan por los demás, aunque nos perjudiquen sus decisiones. El no cuestionar solo por sentido de pertenencia permite que el poder de cambiar a la sociedad y cambiar nuestro país esté en manos de unos pocos y hagan con nosotros lo que ellos crean y consideren que está bien, sin tenernos en cuenta. Por eso cuando se les exigen cambios, como la reforma política, no nos creen con derecho a pedirla, menos a merecerla y nos quieren chantajear para hacernos creer que hacen algo por nosotros.

En el caso de mi abuela pude entender que el amor por su hijo la cegaba en algunas ocasiones para poder juzgarlo. En el caso del ciudadano que cede y no cuestiona ni piensa, no lo entiendo y lo considero inútil para los demás.

Espero tus comentarios.

Eduardo PS

Anuncios


Categorías:Ciudadanía, Decadencia, Política, Sociedad

Etiquetas:

8 respuestas

  1. Hola, es un gusto saludarte de nuevo.
    En mi opiniòn lo que ha generado este tipo de ciudadanos, son los cambios que se han dado en la educaciòn, evitando que niños y jovenes maduren como personas activas de pensamiento y acciòn. Esto resulta bastante comodo para que ciertos grupos tengan el dominio de toda una sociedad.Creo que cada padre de familia, maestro, entrenador, etc, tienen en sus manos la oportunidad de moldear a las personas que tiene a su cargo. Queda a la conciencia de cada quien cambiar las cosas o seguir siendo parte de la ciudadanìa inùtil.
    Te envìo un abrazo.

    Me gusta

  2. Recordemos que la ciudadanía es la acción de ejercer nuestros derechos y de ser exigidos por nuestras obligaciones. Recuerdo en secundaria haber llevado Ciencias Sociales y no Civismo y ahí se perdieron valiosos años de gestación ciudadana.

    La educación en México, durante estos 100 años ha sido promotora de gente y no de personas; se ha perdido la delicia del SABER SER en aras del SABER ESTAR… Curioso, no?

    Un abrazo, Eduardo.

    Me gusta

  3. Primero: No sé por qué nunca me había dado la oportunidad de leer tu blog, gracias por compartir.

    Segundo: Triste y lamentablemente, desde siempre hemos sido testigos y, en ocasiones, partícipes de abrazar ideas ajenas, olvidando nuestra autonomía, ya sea por “amor” o por simple ignorancia. La capacidad de análisis parece ser que a muchos les estorba, y prefieren seguir los ideales de aquellos a quienes admiran o creen que están capacitados para tomar “las mejores decisiones” y otorgándoles ese poder.

    De nueva cuenta, gracias por compartir un texto de análisis, coherente y con fundamentos (como pocos hay en la actualidad). Un abrazo.

    Me gusta

  4. Gracias por compartir! Muy bueno!

    El hecho de que aceptemos las decisiones tomadas por otros, como admiradores o borregos, es consecuencia, de la falta de autovalor o autoestima.

    Es entendible cuando de niño has recibido reprimendas por tomar tus propias decisiones o, por sobreprotección, alguien “tuvo a bien” tomarlas por ti.

    Cuando alguien apoya ciegamente, sólo por admiración o porque es una figura de autoridad para él. La pregunta sería: Y tu, ¿qué sientes?

    Me gusta

  5. Muy interesante y atinado tema, soy de las que creen que la educacion empieza en casa y que ese sentido de pertenencia nos mantiene “obligados” a un determinado concepto o de lo contrario seremos incomodados en nuestra confort social. Excelente nota.

    Me gusta

  6. Es que también es una clase de “amor”. El narcisismo que implica que sientas que algo te pertenece lo hace ver como una parte de ti. Entonces, un candidato, un grupo, una creencia, una política, una directriz que crean que les pertenece la ven como parte suya (aunque esto sea totalmente falaz) y terminan por defenderla sin ver diseccionar realmente de qué se trata, si aplica en todos los casos y si se puede generalizar que porque “la izquierda busca el bien del pueblo” o “la derecha quiere mantener el bienestar económico” eso se aplica a todas sus acciones, doctrinas, políticas y propuestas verdaderamente. Y eso, para todo… Al contrario, si algo lo aborrecen, igualmente dirán que ese algo es totalmente malo y dañino y no debería existir aunque tampoco hayan comprendido todas sus aristas, ni lo conozcan de primera mano, ni tengan experiencias cercanas con esas ideas, personas, políticas, en pocas palabras, ni se hayan acercado siquiera ideológicamente a eso que tanto aborrecen. Y qué problemas causa, de verdad… Pero bueno… Parece que la constante humana es “primero ejerzo mis prejuicios, luego conozco de cerca” :/

    Me gusta

  7. Me encantó. Gracias por compartirlo, Eduardo. La distancia crítica es fundamental para que las relaciones sean sanas y reflexivas. Eso aplica a las adscripciones políticas, a grupos o a seres queridos.
    Un saludo,
    @AliceOJ

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s