¿A qué hora vamos por el PAN?

Charlaba hace un rato con una amiga sobre “smartphones”… del que poseemos y el que quisiéramos, o no, tener. No es de extrañar que en esta época tengamos un bombardeo de información publicitaria para adquirir un “teléfono inteligente”.

El problema, una vez decidida la adquisición, viene al elegir. El dueño de un iPhone, BlackBerry o algún equipo con sistema Android que se encuentre satisfecho, intentará convencernos de la bondad de tener uno similar al suyo o de no adquirir otro. Pero al final todo se reduce a una sola cosa: no queremos decepcionarnos de nuestra adquisición. Queremos estar convencidos de que la inversión hecha es la correcta y que no obtendremos menos de lo que esperamos.

Trasladando esta visión a otros ámbitos, un poco más complicados pero que involucran decisiones, para muchos ciudadanos que no nos casamos con partidos políticos ni candidatos y que evaluamos las opciones a la hora de votar, es evidente que deseamos que ese producto caro, nuestro voto, sea bien utilizado.

El ciudadano de voto libre, contrario al de voto comprometido, cambiará de opinión las veces que sean necesarias con tal de llevar a la práctica su ideología política. Incluso puede votar por partidos distintos en cada elección. Más que “ganar”, tratamos de ver un poco más hacia el largo plazo y una de las cosas que muchos tememos es decepcionarnos de los gobernantes que elegimos.

Muchos que en 2001 veíamos una esperanza para abandonar prácticas políticas sucias, vemos cómo este gobierno las tiene arraigadas y ejecuta con la misma maestría que los gobiernos anteriores (Se habla ya de un “dedazo” presidencial para elegir al futuro candidato panista). Se defiende y encubre a funcionarios criminales por omisión y corrupción (caso Guardería ABC); se culpa a la oposición de la parálisis del país en materia energética, laboral y fiscal… al final, la causa de todos los males son los demás y no ellos.

Desde el gobierno de Vicente Fox vimos la incapacidad del PAN para sobreponerse a los ataques irracionales y sucios del PRI, ya que en vez de reaccionar convenciendo a los ciudadanos de que las reformas propuestas por ellos eran necesarias, prefirieron defenderse de los ataques en vez de comprometer al “enemigo” y acorralarlo para sacar adelante al país.

El PAN-Gobierno, al verse rebasado por la oposición, prefirió abandonar la política económica para dar entrada a esa temida “ultra derecha” que, ahora sí, intentó frenar la ley que permite a homosexuales contraer matrimonio civil en el Distrito Federal, o apoyar leyes que criminalizan (absurdamente) abortos accidentales, además de donar dinero de los ciudadanos a la iglesia católica en vez de invertirlo en la ciudadanía (caso Emilio González).

No sé si el PAN espere que los ciudadanos libres votemos por ellos o, en el caso de quienes les han/hemos votado alguna vez, volvamos a hacerlo. Lo que expreso es que existe una profunda decepción entre muchos por la forma en que han gobernado. Quizá haya que agradecerles que no seamos un avión en picada o que se mal-intente (dudosamente) luchar contra poderosos carteles del narcotráfico, entre otras cosas, pero no es suficiente. Han sido incapaces de arriesgar capital político y han preferido enfrentar a la ciudadanía antes que a sus opositores. Eso sí, en época electoral, todo son lindos discursos que al gobernar se vuelven intolerancia y creencia de que solo se gobierna a sus votantes.

En el caso de mi teléfono, yo elegí el correcto y estoy a gusto con él. En el caso de mi voto, lo usé correctamente, voté consciente de lo que hacía y de eso se trata.

En el caso del poder… ¿Cómo lo ha usado el PAN? Desde mi punto de vista, lo ha mal-utilizado y ha preferido sacrificar a los ciudadanos antes que sacrificarse como partido político.

Los espero en el próximo post: Solo los zurdos son de “izquierda”.

Bienvenidos sus comentarios.

Eduardo PS

Anuncios


Categorías:Decadencia, Democracia, Gobierno, Temas Generales

Etiquetas:, ,

2 respuestas

  1. En particular yo si me siento decepcionado, defraudado y desilusionado con mi voto, más por el de Calderón que por Fox. Ninguno de los dos respeta acuerdos y, efectivamente, como mencionas, prefieren sacrificar a los ciudadanos y enfrentarlos antes que a su partido o a sus “enemigos”.

    No estoy seguro si el PAN quiere que volvamos a votar por ellos o empeñarse en convencernos de que son los menos peores; de cualquier manera, con el mismo derecho que tendríamos en llevar un teléfono celular a garantía o exigir que funcione de acuerdo a lo que el fabricante prometió, es nuestro derecho y deber ciudadano, exigir por nuestro voto.

    Saludos,

    Me gusta

Trackbacks

  1. ¿Por qué gana el PRI? « El blog de Eduardopolis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s