Mexicano por elección

Hace no poco tiempo cuestioné mi nacionalidad, sin influencia alguna sino la de mi vida propia. ¿Qué diantres era ella?, ¿Qué es lo que me hacía mexicano más allá de un papel que certificaba mi nacimiento y el hecho de formar parte de esta sociedad? ¿Podía renunciar a esta nacionalidad? ¿Era parte de mi intrínsecamente?

Por años reflexioné sobre ello… decidí y entendí, entretanto, que no sería yo un “mexicano de selección nacional” que solo deseaba el “bien” de México al ver un juego de fútbol y que el preferir ver un partido de los New York Yankees a un juego de futbol nacional no me quitaba lo mexicano. Entendí que mi nacionalidad era algo que yo podía elegir, que si me daba la gana podía decidir irme de México y no volver jamás, renunciando a todo derecho como mexicano y admitiendo mis responsabilidades en otro lugar.

Después de ese período, pensando con más calma, entendí también que, sin darme cuenta, al reflexionar sobre ello me había vuelto un poco más “mexicano por elección”, que yo había decidido entender las razones que me hacían querer a mi gente, sin importar si algunos eran trabajadores y otros flojos, si unos renegaban del país que tenemos u otros lo amaban, sin dar mayor espacio a un pensamiento de racismo hacia mis coterráneos obligados como los tarahumaras que habitaban, casi a fuerzas, mi ciudad o sin ocuparme si mis antepasados los habían desplazado.

Traté de encontrar lo que me podía hacer sentirme orgulloso de ser mexicano, pero también busqué aquello que me podía hacer renegar y desear no formar parte de esto. Entendí que las “costumbres” y el “folklore” no eran sino simbolismos de los que nos tomábamos para darnos identidad y que había buenas, malas y vergonzosas costumbres.. Que el hecho de que alguien se fuera del país porque creyó no tener oportunidades aquí no me daba derecho a considerarlo menos mexicano que yo y que, sobretodo y como muchas cosas, México y cualquier país eran una creación del hombre que no existe por obra de nadie más que de aquellos que lo componen.

Observé que había gente que trabajaba mucho por sacar a su familia adelante, a su comunidad, ciudad, estado y, consecuentemente, al país, y que esa persona quizás usaba sus momentos de escape para ver partidos de fútbol o bien para leer un poco y enterarse de lo que acontecía en su comunidad. Entendí a aquellos a quienes solo les apasionaba su trabajo y no los deportes, o la política y la lucha social. Conocí a mucha gente que estaba, como yo, dispuesta a formar parte de un cambio, a ser un buen ciudadano a interesarse por lo que le viniera en gana y quizá interesándose, o no, en las mismas cosas que yo.

No elegí nacer aquí pero sí decidí permanecer en este país y no escapar. Entiendo que como somos carentes de muchas cosas como nación pero no como individuos. Veo gente que quiere celebrar grandes triunfos de su selección de futbol porque quizá encuentra pocas cosas que nos den una identidad, pues tanto políticos como ciudadanos poco hemos cooperado para hacernos de una o bien la que nos hemos creado no nos agrada.

No me gusta mucho el futbol, prefiero el beisbol y me interesa más la política por el lado del diálogo y la discusión que confronta ideas más que la confrontación ofensiva que enfrenta personas. Entiendo a quien sufre por la selección mexicana de futbol y comprendo a quien no le gusta éste y prefiere mantenerse al margen, aunque nunca entenderé por qué alguien celebraría la tristeza de otros al ver perder al equipo que, en ese punto específico de nuestra nublada identidad, representa al país a través de un deporte.

Critico la inacción, pero aplaudo a quien siendo un ser crítico y pensante, tolera a los demás y critica los monopolios, los malos gobiernos y las cosas que nos afectan sin ofender a las personas.

Yo soy mexicano porque quiero serlo. No de “selección nacional”, lo soy por elección personal, quiero serlo y admito lo que, para bien o mal, nos identifica porque quiero que seamos mejores. Entiendo que el pasado nos sirve menos que el futuro y hacia allá quiero avanzar sin lastres.

Apoyo a la selección nacional de futbol, aunque critique a sus patrocinadores por múltiples razones. Y éstos en ocasiones, también patrocinan a la selección nacional de beisbol y eso no me hace dejar de verlos. Pocas veces veo el futbol pero lo hago cuando hay una comunidad haciéndolo e involucra a mi familia-amigos-compañeros. Eso no me hace ser mejor que nadie, ni peor, simplemente me hace ser parte de una comunidad y yo elijo si quiero o no participar de sus eventos.

Desearía que no necesitáramos de triunfos en el futbol para sentirnos orgullosos, pero también quisiera que la selección nacional hiciera algo bueno, aficionado mexicosi eso alegrara a la gente, no  veo el punto malo. Que si las empresas patrocinadoras son corruptas, que si esto o lo otro… De eso nos ocupamos día a día, algunos opinando, otros criticando duramente, otros con diplomacia o con rudeza… Si bien el futbol es un negocio, estar contra él no hará mejor o peor al país. La concientización no estará en la crítica a la selección de fútbol, sino en lo que día a día hacemos en nuestros trabajos, con nuestros medios de comunicación, en nuestras redes de opinión, etc, etc., no en amargar un partido de futbol. Siempre pienso que si algo no me gusta y no quiero participar de ello, el peor momento para opinar en contra es el momento en que ese evento sucede.

Siempre habrá gente interesada en política, en futbol, en beisbol, en finanzas, etc… No me hace mejor mexicano no interesarme o tener demasiado interés en otros asuntos. Me hace mexicano vivir aquí y querer vivir mejor. Para mi, me hace un buen mexicano el buscar los medios para hacer, en medida de lo posible, un mejor país, una mejor ciudad, un mejor entorno inmediato para mi y los míos.

No sé si realmente lo soy, pero me agrada pensar así e intentar ser tolerante y comprensivo tanto con quien no muestra interés en – el futbol, la religión, las redes sociales, la tecnología, la política, la comida, etc.-  como con quien lo muestra en exceso. Y si el medio donde estoy no me gusta, me retiro. Una cosa es criticar y otra ponerse en plan incendiario y casi crucificar a quien, durante un partido de futbol, habla de futbol o apoya a quien, él piensa, lo representa.

Yo sí veré el mundial de Sudáfrica, disfrutaré los partidos de México, cuando haya algo que criticar lo haré y seguiré señalando las injusticias sociales o a los gobiernos que no funcionan o no hacen lo que deben hacer… y… ninguna de las cosas me hace peor o mejor que nadie.

Afectuosos saludos, gracias por leerme.

Eduardo PS

 

 

 

Anuncios


Categorías:Mexico, Tolerancia

Etiquetas:, ,

3 respuestas

  1. Excelente tu comentario. Creo que la mejor manera de ser y sentirse siempre UN BUEN MEXICANO es mantenerse ocupado en cuestiones que nos interesen a todos en lo cotidiano, no sólo en EVENTOS del momento. Es estar comprometidos con lo que nos corresponde hacer, primeramente en nuestro trabajo, y en la medida de lo posible, en el entorno, interesarnos en resolver los problemas y las situaciones difíciles que a diario nos rodean y que en cierto momento nos pueden llegar a afectar. Si creemos que hay que ser buenos en el futbol, en beisbol u otro deporte, debemos creer que habríamos de serlo también y primero en educación, en creación de empleos, en erradicar la corrupción en la que TODOS participamos, en acabar con la pobreza de millones de mexicanos que en nada se benefician si GANAMOS o PERDEMOS EN UN MUNDIAL, y en tantos otros aspectos que a TODOS nos permitirían vivir mejor.

    Me gusta

  2. Ayer expresaba mi emoción por la inauguración del Mundial de la que México sería parte, un compañero de trabajo me decía: -Es una mamada- Hoy el era una de esas personas que si bien no se mordía las uñas si se preocupaba por el marcador del partido. Así muchas personas a las que no les gusta el fútbol estarán apoyando a su país porque forma parte de su ‘identidad’ mexicana y habra muchos que la Selección pierda por su ‘identidad’ mexicana de ser ‘Contreras’ jaja BUEN POST

    Me gusta

  3. Me gustó mucho tu post, en efecto ser mexicano no es solo futbol o xenofobia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s