Las termitas siempre ganan

Lo pensaron muchos antes que yo, cada quien a su modo y acorde con su época y vivencias.
No descubriré el hilo negro, solo escribiré cómo veo a éste desde mi perspectiva personal. He aquí.

Amo la termodinámica. Sinceramente es una maravilla ver cómo el flujo de energía cumple 3 simples leyes que permiten entender el cómo y porqué del comportamiento de la materia y la energía que a ésta compone.

La II ley de la termodinámica dice que en todo sistema el desorden tiende a aumentar, a menos que apliquemos energía para conservar el orden. Lo podemos ver en todo, si no comemos, morimos; si no damos mantenimiento a nuestro coche, éste se deteriora; si dejamos comida fuera del refrigerador, ésta se descompone; si no evitamos la invasión de termitas a una casa, ésta terminará por ser inhabitable.

El orden es mantenido con energía, ya sea un combustible o un refrigerante, pero necesitamos de ella para mantener el orden de las cosas. Y eso funciona para todo, incluso para las situaciones comunes y cotidianas de nuestra vida.

Esta energía es expresada, en nosotros como personas, a través de los ejercicios de poder, que nos ayudan a mantener un orden social. Aquí va mi análisis:

Veo 3 clases de poder (aunque podemos fusionar dos de ellos), separadas por la forma en que éste es ejercido, siendo diferenciadas por la facilidad de ejercicio. Para no dar tantas vueltas, vayamos a mis visiones de poder:

  1. Está el “poder de la gente” que es el “poder de la libertad”. Es el poder de ser, de hacer y de existir de acuerdo a la voluntad propia, por encima de cualquier cosa, excepto de la libertad de otras personas. Este es el poder más fuerte, el que prevalece a pesar de que intente abatirse con los siguientes dos.
  2. Existe el “poder del dinero” o “poder adquisitivo”, que es el poder que otorga facilidad de acceso a recursos.
  3. Existe un poder más, que deriva del “poder del dinero” y es el “poder de acceso”. Éste es un poder complejo de explicar pero fácil de entender, y se da de dos formas:
  • Teniendo poder del dinero, se obtiene un fácil acceso a los recursos, adquiriendo éstos con facilidad por sobre quien no cuenta con éste, este se sobre-entiende.
  • Teniendo poder de acceso, por relaciones interpersonales o institucionales, se accede a la no-limitación del “poder de libertad” y aumenta, ligeramente, el “poder del dinero” de la persona que lo posee.

Teniendo esto, deduzco que el poder de acceso, comúnmente llamado solamente “poder”, otorgará al poseedor el acceso a recursos que aumentarán el poder adquisitivo. Por ejemplo: un gobernante tiene mayor acceso a recursos económicos derivado de su condición laboral, pero también tiene acceso a recursos institucionales con los que una persona común no cuenta, como beneficios legales, quizás. O bien, otro ejemplo sería una persona que por su amistad o relación laboral o comunal con un individuo con poder de dinero tiene acceso a solución más inmediata de requerimientos que alguien que no accede a amistades o relaciones con personas de mayor poder.

dinero El poder del dinero siempre conllevará un mayor poder de acceso, y vice-versa, aunque si se da en este orden el poder será mucho mayor que si se obtiene primero el acceso y posteriormente se llega al poder de adquisición.

Será normal ver al “poder del dinero” tratando de limitar al “poder de la gente” a través del control del “poder de acceso”, a través de leyes que orienten los recursos con facilidad de vuelta hacia ellos una vez que estos sean puestos a disposición del aparato económico de generación de más dinero. Sin embargo no hay que perder de vista que el poder del dinero y el poder de acceso son poderes creados a partir del poder de la gente, y no al revés. Por tanto el poder que siempre prevalece es el de las personas, el poder colectivo formado por el poder individual de pensar libremente, sin importar lo que se intente imponer.

Acostumbro usar, al explicar esto, un ejemplo un tanto burdo pero efectivo, mencionando que no importa cuánto se esfuerce el dueño de una casa de madera por contener a las termitas. Una vez que éstas lleguen dejarán huella debilitando un poco la madera. Y aunque el propietario fumigue y mate a las termitas, el daño estará hecho y, quizá, no halla matado a la totalidad de éstas. Las termitas siempre ganan, a largo, quizá muy largo plazo, siempre ganan.

El poder del dinero, a través de la manipulación de las leyes, a través del control de los medios puede llegar, por periodos relativamente cortos, a controlar y limitar al poder de la gente, sin embargo, siempre habrá personas que se opongan a las formas establecidas. Siempre tendremos individuos que usarán su libertad para pensar en su propio poder y en el de los demás e intentarán comunicarlo a los demás. Ellos serán etiquetados como “fuera de norma”, pero serán libres, más que los oprimidos que han aceptado su condición.

En un sistema donde el poder del dinero gobierna al poder de la gente, los medios de comunicación representarán al primer poder y, quizá, pudiesen ser utilizados como forma de control, manipulando la manera en que la información fluye desde el origen hasta el consumidor, quien puede ejercer su libertad y tal vez creará un medio alterno de comunicación, con el riesgo de que éste se convierta en una simple contra hacia el controlador y, paranoico, termine por pensar que todo es planeado para regular la libertad de la gente.

En una sociedad donde tener poder de dinero por sobre poder personal es el non-plus-ultra, quien ostenta poder de la libertad puede ser ridiculizado, llegando al punto (por lo más bajo) de mostrar como superior a quien gasta dinero en eventos/productos/servicios ostentosos por sobre quien decide cultivar aspectos personales/sociales en el orden de lo intelectual o de beneficio social (donde necesitará dinero, pero no como forma de vida, sino como recurso).

La opresión del “poder del dinero” puede disfrazarse de buenas intenciones, mostrando a potenciales gobernantes como beneficiarios sociales cuando realmente pueden llegar a ser simples mercenarios que buscan el poder personal exacerbado hacia el poder de acceso. Puede disfrazarse de un benévolo gobierno de derecha o de un sonriente gobierno de izquierda.

gentenormal Quizá parezca todo esto un discurso comunista, pero no es así, socialista sí lo es. También deben tener cuidado que el poder del dinero hace parecer que interesarse en los individuos y su desarrollo es malo. Esto es mi punto de vista personal, el que me ayuda a vivir, el que me permite disfrutar de todo aquello que no tiene que ver con mi desarrollo personal y que me da poder de acceso hacia las ideas de la gente, hacia el poder de la gente.

No creo que en México seamos una democracia, seremos, si acaso, un intento de ésta. No nos conformemos, el poder del dinero aún quiere dividir, aún quiere prevalecer por sobre el poder de las personas. En una democracia el poder del dinero es controlado (al menos idealmente), limitado por el poder de la gente, pues de éste salió aquel.

El poder del dinero siempre querrá sumar al poder de la gente a sus causas, mas no sucederá lo contrario cuando la gente lo requiera. El poder del dinero querrá siempre desprestigiar al poder de la gente, por ello los medios de comunicación tratarán de desprestigiar a los medios de expresión sociales, porque por más que intenten controlarlos, no podrán nunca con el aluvión democrático que ahí se hace presente. Nunca el poder del dinero podrá contra esa microrrevolución que ya se gestó en lo individual y se expresa en lo general.

La II ley de la termodinámica, como mencioné, nos dice que el desorden aumentará a menos que apliquemos energía para evitarlo. Bien, pues si no controlamos con precisión el orden que se desea mantener, el desorden comenzará a aparecer, y poco a poco, muy de a poco, terminará por carcomer el sistema de orden establecido. Esto es más difícil cuando el orden que quiere establecerse es complejo y demasiado forzado (no es lo mismo hacer cubitos de hielo que congelar carne y mantenerla fresca).

Tarde o temprano, en las relaciones de control forzado, el desorden vuelve. Tarde o temprano, por mucho control que se tenga, habrá un punto de fuga.

Las termitas siempre ganan, de una u otra forma, ganan.

Piensa, razona, critica y vuelve a pensar.

Eduardo PS

Nota: si intentan escapar del ejemplo de las termitas “construyendo” una casa de cemento con núcleo metálico y rodeada de láseres mata-termitas no olviden la corrosión… las termitas (o la corrosión) siempre ganan.

Anuncios


Categorías:Educación, Poder, Redes Sociales, Sociedad

Etiquetas:, ,

5 respuestas

  1. Buen post!!! Saludos

    Me gusta

  2. México es un champurrado de modelos económicos y políticos, no es posible creer que una democracia se base al poder desproporcionado de unos mientras que la toma de conciencia vive aletargada.

    No sé si lo abordaste, pero hay el tan mencionado poder de la información es también parte de la ecuación, como lo ocurrido en algunos sucesos de origen financiero.

    Hace tiempo leí o escuché que el poder en sí debería ser una herramienta y no un fin, o de forma clásica “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

    Me gusta

    • Muchas gracias.

      El asunto del poder de la información se menciona en cuando a los medios controlados por el poder del dinero. Una de las formas más nefastas de control.

      Como lo dices, muy cierto, el poder conlleva responsabilidad, pero no se han dado cuenta de eso quienes lo ostentan.

      Me gusta

  3. Excelente! en ocasiones concuerdo con lo que plasmas en otras no, esta vez me quito el sombrero.
    la analogía con las termitas clarifica muy bien los tipos de poder que mencionas. El poder colectivo es verdaderamente fuerte si el poder personal lo usamos correctamente. Felicidades por este post.

    Me gusta

  4. Nunca se me hubiera ocurrido comprar el deterioro de nuestra sociedad con la termodinámica, genial post

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s