…nosotros ya no.

El 2 de julio de 2000 justo por la noche regresábamos (en familia) de casa de mis abuelos, viajábamos por la carretera de Cd. Delicias a Chihuahua escuchando las noticias de todos los sitios en los que se celebraba “el cambio”… Vicente Fox había ganado las elecciones para presidir al país. Yo estaba emocionado, por fin podía ver algo distinto a “lo de siempre”, se auguraban buenos tiempos y una nueva forma de hacer las cosas. Por fin los gobiernos priístas iban a tener que negociar como oposición real en todo el país y muchas injusticias terminarían.

Hoy, 2010, a 5 meses de celebrar 10 años de esa fecha me digo: “¿cómo diantres pude ser tan ingenuo?”. Quizá igual de ingenuos eran los que pensaban que “López Obrador” podía cambiar al país… quizá los mismos que ahora queremos que el gobierno nos arregle todo… como siempre.

La semana pasada se llevaron a cabo manifestaciones de repudio al gobierno por la fallida guerra contra el narcotráfico, lo acusamos (me incluyo) de fallar en la estrategia, así de simple, no más (cualquier agregado pudiese, para este post, ser resumido dentro de esa simple palabra).

Muchos estamos enojados por no ver seriedad en la lucha, los ciudadanos vemos como la justicia sigue estando más cerca de los que más dinero e influencias tienen; observamos a nuestros patrones explotando (nos) y aprovechando en demasía el recurso humano sin remunerarlo debidamente; sentimos duramente la influencia de las alzas descontroladas de precios mientras los gobernantes se frotan las manos con gusto sobre los presupuestos gubernamentales. Todo esto mas el ejército en las calles sin ver resultados reales, perceptibles y positivos para la mayoría de la ciudadanía, de su presencia y patrullaje. Es curioso, pero yo, al menos, no siento confianza cuando veo un agente de tránsito o policía… tampoco cuando veo un soldado. Puedo decir que cuando veo a cualquiera de estos tres tipos de agentes de “seguridad”, prefiero alejarme a quedarme cerca. Un lamentable fallo.

El PAN, y su gobierno, tuvo oportunidad de cambiar todo, pero prefirió enfocar sus baterías (2004-2006) en descalificar y subir al escenario a Andrés López Obrador, en vez de ocuparse de realizar una necesaria reforma laboral que beneficiase a los trabajadores mexicanos.

El PAN, y su gobierno pudo ir contra los cacicazgos y corrupción del SNTE en pro de la buena educación como la mejor inversión de futuro, pero prefirió jugar a las “manitas calientes” con el sindicato de maestros… hoy, de buena fuente, sé que los maestros mexicanos tienen la obligación de aprobar a los niños en la escuela primaria, aprendan o no, sepan leer o no. Hoy, por experiencia propia, sé que es difícil educar a un alumno cuando no sabe leer bien y cuando no sabe esforzarse por aprender pues nunca se le creó un sentido de emergencia… había que aprobar a más alumnos, sí, pero haciéndolos aprender más, no facilitándoles el acceso a la mediocridad.

El PAN, y su gobierno, creó enemigos, y en vez de ser un partido de gobierno que, aunque fuese de derecha, respeta y valora al “opositor”, que no al oponente, es uno que confronta y descalifica, que golpea antes de evaluar las consecuencias y al que parece no importarle lo que la sociedad piense de él, le importan los valores universales que ellos creen representar sin respetar la diversidad ideológica ni la individualidad.

El PRI… vamos, lo vimos con la “solución” al vapor que intentó el Gobernador de Chihuahua, Reyes Baeza… solo parece querer el poder para perpetuar sus cacicazgos,  no  nos ofrece ningún cambio y el PRD ofrece, en casos como este, solo confrontación sin aportar ideas para una solución viable.

No, no propongo la vuelta al PRI, no quiero al PRD que confronta y que solo parece espejo del PAN, quiero a un gobierno que nos deje ser y que ponga condiciones, mediante la ley y el respeto de ésta, para que cada quien viva como mejor le parezca sin perjudicar a otros y beneficiándonos de la convivencia. Quiero, igual que muchos, un gobierno que no se meta en asuntos de valores personales pero que respete y promueva el respeto a los derechos humanos al no permitir que ningún ciudadano, de cualquier estrato social, perjudique o dañe a otro.

Ya le reclamamos al gobierno, no nos gusta, es malo y el cambio que nos fue prometido nunca llegó o, llegó… quizá, pero no en la forma que nos es conveniente.

Ahora bien, recordemos que en el caso de un asesino a sueldo el único ser al que puede decírsele “asesino” es al ejecutor, no al que paga (el cual es parte de la cadena que lleva al hecho y “asesino intelectual” pero no “asesino” a secas). Es igual aquí, el gobierno es partícipe de la inseguridad que vivimos por omisión, por no interesarse en los problemas ciudadanos y no proveer instituciones de seguridad pública confiables y otros factores más, pero… el verdadero asesino, el enemigo real son los narcotraficantes, los sicarios… ellos son los que ejecutan.

narcotrafico_en_Mexico_03 No nos olvidemos de reclamarles y criticarlos a ellos, los verdaderos causantes del problema… no nos olvidemos que alguna vez los creímos héroes y hasta cantábamos sus “himnos” o corridos… A ellos es a quien debemos criticar con coraje y rabia, ellos son los asesinos, ellos son los enemigos del país y fue por ello que nunca respaldé el “hastag” de twitter al que llamaron #calderonasesino… Calderón es un gobernante que parece que no nos lleva a ninguna parte, quizá es asesino por omisión, y debemos criticarlo y a él o a quien esté en el poder, sea del partido que sea, debemos exigirle, dejándole apenas tiempo de respirar, que gobierne bien, que no se meta en lo que no le debe importar y que atienda las necesidades ciudadanas como gobierno, no como padre, pero a los delincuentes y a quienes matan a los seres queridos, a los amigos, a los vecinos… a ellos no debemos darles tregua, ni ideológicamente.

Se habla de muchas soluciones a mediano plazo, quizá si se legalizan las drogas se acaban muchos problemas, sí… pero eso no convierte, en “buenos” a los “sicarios”.

No siempre el enemigo del mal gobierno es amigo de nosotros… No lo olvidemos nunca, también nosotros nos equivocamos.

Que se equivoquen los gobiernos, que se equivoquen los delincuentes… nosotros ya no.

Espero tus comentarios.

Eduardo P.S.

Anuncios


Categorías:Gobierno, Sociedad

Etiquetas:,

4 respuestas

  1. Lo único cierto es que los criminales tienen el sartén por el mango y lo demuestran descaradamente. Ayudados por un culto al dinero que los sostiene en el trono, porque en esta sociedad se admira el poder económico, se haya hecho como se haya hecho. Nuestras élites más pudientes tradicionalmente no tienen tapujos en hacer negocios de lavado de dinero, es más en momentos de crisis son una tabal de salvación. Este es un problema internacional que si se quiere seguir viendo con óptica local de ineficiencia de autoridades locales no se llegará a ninguna parte. Del otro lado los “suburbs” llenos de adictos ansiosos por su siguiente dósis.
    Los ni-nis confrontan nuestro “normal” estilo de vida, son carne de cañón para los narcos…y?

    Me gusta

  2. Creo que todo se centra en que no ha habido una estrategia clara que genere que sociedad y gobierno se puedan mover en un mismo plano y por un mismo objetivo. Desgraciadamente sus “medidas” contra la delincuencia y el narcotráfico han sido solamente medidas de “relumbrón”, para hacer como que están trabajando de forma cohesionada y con fuerza, pero no es verdad.

    Entonces la gente no puede identificarse con ese tipo de esfuerzo vago y sin sustancia, pero es cierto, tampoco es muy conveniente que comencemos a admirar y a glorificar la cultura del “narco” porque detrás de los corridos, los lujos que aparentan y demás cosas “atractivas” (a mí no me atraen, pero supongo que hay gente que sí) se nos olvidan los miles de muertos que llevan estas personas por ganar un territorio que es NUESTRO país.

    Quién sabe si algún día lograremos luchar de forma solidaria contra eso que nos hace daño, como la corrupción, como el narcotráfico, que sí, los pongo al mismo nivel porque son cosas que toleramos por muchos años y ahora son un cáncer que crece y no sabemos ni cómo pararlo.

    Saludos.

    Me gusta

  3. Definitivamente estoy de acuerdo, la verdad yo ya estoy cansada de tanto cuento político, además como sociedad debemos reclamar nuestra plataforma humana y que se respeten nuestros derechos y uno de ellos es la paz y el bienestar, no pedimos nada sofisticado, solo deseamos hacer una vida tranquila, sin abusos ni de autoridades ni de precios….

    Además que es eso de que ya los maestros tienen prohibido reporobar niños, ahora si que ellos son el futuro del país así estaremos en unos cuantos años más… carajos!

    Gracias por tu post!! 🙂

    Me gusta

  4. Muy de acuerdo contigo, no es posible, que los tuiteros mexicanos (no todos), aun creamos, que #CalderonAsesino fue un hashtag inteligente y que aporto algo, por que no aporto nada, al igual que el movimiento “a que en un mes juntamos un millon de firmas para que renuncia calderon” cosa que a 2 meses y medio, no lograron, y que si lograran, juridicamente no es viable, y la propuesta “si fuera posible” es poner a quien (¿?) y poniendolo el problema se resolveria en 15 min (sic) pues no, apoyo tu post, es necesario que pongamos los ojos abiertos y participemos de verdad, no querramos que Papa Gobierno nos resuelva la vida.
    El enemigo de Mexico, no es el mal gobierno (solamente), sino los malos ciudadanos que no sabemos reclamar nuestros derechos, y ademas los delincuentes que se aprovechan del desorden en el Edo.

    Me agrado tu post Eduardo
    Salu2
    @avengerowl

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s