Estimado Señor “V” – Más sobre tolerancia

Para ti, estimado lector, te comento que el Señor “V” es una buena persona, o, al menos eso nos muestra, yo lo creo. Es alguien de principios y tiene una ideología política. Es un ciudadano que quiere un mejor país no solo para sus hijos, sino para él. El Señor “V” no es un solo ser, pueden ser muchos o pocos… yo creo que son muchos de aquellos que, a diario, interactúan conmigo. Cierto, estoy dedicando este “post” para una persona, pero aquí están incluidos hombres y mujeres que conozco y tienen alguna relación conmigo, ya sea en el mundo físico o en el mundo virtual de las redes sociales. ¿Por qué Señor “V” y no Señor X? bueno, su apellido comienza con V, y me fue más fácil hacer este post pensando en eso.

El Señor “V” opina, ejerce su derecho a, de acuerdo con su juicio, emitir un veredicto de lo que a él le parece y lo que no le parece.

Hoy, me tomo el tiempo de responderle al Señor “V”, a quien respeto y le tengo estima por su disposición a escuchar y leer a otros que tienen opiniones distintas a las de él.

Quisiera decirle, estimado señor, que ante todo respeto su derecho a existir y su derecho libertario (que lo tiene) de hacer lo que usted considere conveniente para su familia y los suyos, pero sobre todo, para usted.

tolerancia Quisiera comentarle, Señor “V” que no estoy en contra de usted por no coincidir totalmente con nuestra visión “política” del país, quizá son solo las premisas en las que basamos nuestros paradigmas las que nos impiden estar de acuerdo con todo. Si opino distinto de usted y, quizá, descalifico su opinión, es solo eso, descalificación de su opinión, haré siempre lo imposible por no hacerlo sentir a usted como infravalorado. De hecho, si discuto con usted, es porque lo considero “mi igual” y me honra el poder tener diferencias con usted, porque en la discusión siempre aprendemos uno del otro.

Creo, Señor “V”, que antes que cualquier cosa, mucho antes de designarnos “mexicanos” somos seres humanos, y debemos respetarnos como tales. Los calificativos, asignaciones y etiquetas inventadas vienen después. Así lo respeto yo a usted cuando su opinión no es como la mía e incluso difiere en mucho de lo que yo pienso.

Espero que usted, Señor “V”, perciba eso, porque no lo hago para sentirme bien, sino para que usted se sienta bien platicando y debatiendo conmigo. Somos personas que vivimos en entornos sociales y culturales similares, pero no iguales, por tanto debemos tener percepciones distintas y, por ende, pensamientos distintos.

Disculpe usted si, cuando le escribo, lo saturo con tanta palabrería, en mi formación escolar fue incluida la mecanografía, la cual aprendí con esmero para no tener que voltear a ver un teclado al escribir, hoy saco provecho de eso y leo mientras hago esta publicación. No quiero imponerle mis ideas, solo compartirlas y agradezco sus señalamientos sobre mi “saturación” de letras, eso es algo que intento moderar en mi y que me enseña que el hecho de que usted no me responda no es porque yo esté “ganando” la discusión, sino que quizá está entretenido pensando en lo que previamente escribí. No quiero ganar discusiones, quiero conocer su opinión, que usted conozca mi punto de vista y, sobre eso, obtener un punto de acuerdo o conclusión.

Ojalá, estimado Señor “V”, que haya entendido usted que soy libertario de pensamiento, creo que los gobiernos deben ser pequeños y no controlar a sus ciudadanos, solo proveerlos de las necesidades básicas y dejarlos hacer su sociedad como mejor convenga, entretanto se respeten los derechos humanos, tanto entre ellos como en la relación estado-ciudadano. Esta opinión mía afecta mi visión económica y social… por eso cuando critico a partidos políticos lo hago sin distinción, porque no comulgo con la “derecha” en lo social ni con la “izquierda” en lo económico.

Claro, esto es algo “en pequeño”, requeriría un libro para explicárselo completamente pero en tan pocas líneas, así puedo resumirlo.

No tengo por costumbre, como usted habrá visto, tener orgullo de cosas innecesarias, como de las nacionalidades y/o regionalismos; me considero primero un ser humano que por causa de otros que me antecedieron tengo que elegir ser mexicano o no serlo, ser chihuahuense o no, ser regiomontano o no. Todo esto puedo elegirlo, no necesito un papel que me acredite, sino una razón y ganas de ser o no ser “tal o cual” cosa. Ser o no ser lo que otros me imponen tampoco me hace mejor ni peor persona, por eso no tomo tan en serio eso, porque no dependo de designios, sino de personas para “ser”, al igual que usted, estimado Señor “V”.

Mis “verdades”, así como las de todos los demás seres humanos, no son absolutas, sé de la impermanencia de las cosas, sé que cambian, existen hoy y desaparecen mañana transformándose en otras. Por eso mis verdades son solo parte de mi “hoy”, no de mi mañana ni del ayer. Por eso estoy abierto a discutir, dialogar y confrontar mis ideas con usted, Señor “V”, porque es usted igual que yo y yo igual que usted, nos guste o no.

Necesitamos que esta cosa que nuestros antepasados crearon y que se llama “México” funcione mejor, y es gracias a personas con ideologías de derecha, izquierda, de arriba y de abajo (nótese mi respetuosa irreverencia) que poco a poco estamos logrando eso. No solo hay que opinar en espacios públicos, en blogs, etc… hay que opinar con nuestros amigos, cuestionar sus ideas y opiniones, hacerles ver que ellos son respetables pero solo ellos, no lo que piensan sino su derecho a pensar, no lo que opinan sino su derecho a opinar.

Personas que hacen mal uso de los medios o que exageran todo, esas existen donde sea, en redes sociales virtuales y en las “redes sociales físicas”, no debemos satanizar el medio, solo hay que alejarnos de ellos, es lo mejor que podemos hacer y es la mejor manera de “regular”… si no se puede debatir sanamente, no nos volvamos “trolls” de personas, sino cuestionadores de ideas innecesarias.

Me da un gusto enorme el discutir, debatir y opinar junto con usted, le agradezco siempre sus comentarios.

Y, como siempre, es un placer leerlo, muy estimado Señor “V”.

Saludos, con afecto.

Eduardo PS

Anuncios


Categorías:Educación, Tolerancia

2 respuestas

  1. Bien. Me gusta Ed! Cultivar la tolerancia sin mirar a quién. Eliminar etiquetas. Ser solo seres humanos. Respetar. Sin duda, buen tema de reflexión.
    Un abrazo!
    G

    Me gusta

  2. Viene a colación la idea de Isaiah Berlin sobre zorros y puercoespines. El señor V y casi todos los comentócratas en México son puercoespines que creen que una sola noción puede abarcar todo concepto, de forma absoluta. Los zorros creen que los conceptos son fragmentarios y dispersos, que no pueden ser abarcados bajo una sola idea.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s