Amordazados

El derecho que todo ser humano tiene de opinar y creer lo que le venga en gana y actuar en consecuencia es algo inalienable a cada individuo. O, debería serlo.

LisaSimpson Creo que todos tenemos una opinión, la opinión nos lleva a actuar de una manera específica y la acción nos acarrea una responsabilidad, la de aceptar la consecuencia de nuestros actos. Las consecuencias generalmente son buenas para alguien que busca un bien y no afecta a otros, pero pueden resultar en nefastas para alguien que busca un bien pero termina perjudicando a los demás.

Lo confieso, mi madre me enseñó a no callarme, si estoy en desacuerdo con algo lo digo y ataco ese algo. He de confesar que cuando era adolescente llegaba a insultar y tenía actitudes de intolerancia hacia las personas que opinaban distinto a mi, algo que algunos golpes de la vida arreglaron y comprendí que podía ser intolerante con las ideas de las personas, pero nunca con las personas, las cuales siempre merecerían respeto de mi parte y la excepción sería cuando alguna de ellas intentara perjudicarme o hacerme daño… en cuyo caso aún la salvaría de ser dañada mi derecho a protegerme y su derecho como ser humano.

Recientemente fue creado, en Facebook, un grupo que solicita la renuncia de Felipe Calderón como Presidente de México. No lo veo, sinceramente, con ningún respeto dado que utiliza la palabra “enano” para referirse al C. Presidente y además pierde credibilidad como fuente de “lucha” válida desde el momento que no da nombres de quienes organizan el “movimiento”.

Haciendo una búsqueda en este sitio me encontré con uno de los blogs que promueven el sitio y que además hace referencia la noticia publicada en la empresa SDP Noticias, donde hay un claro favoritismo al Sr. Andrés López Obrador (no más detalles). Aquí se incluye una fotografía del Sr. Presidente que promulga con valentía, aparentemente, “No es mi presidente”, lo cual es incongruente y me lleva a emitir el siguiente enunciado con intenciones aclaratorias: si no es tu presidente, entonces no tienes derecho a pedir su renuncia. Así de fácil.

No soy quien marca, ni parte de quienes intentan hacerlo, pauta en las redes sociales, pero hago uso de mi derecho discriminatorio de “seguir” solo a quienes me aportan algo y como tolerante que intento ser siempre, no callo a quienes piensan diferente a mi, solo me separo de ellos pues tienen derecho a opinar como mejor les parezca.

Hoy escribí, por un rato, en Twitter sobre mi rechazo al mencionado grupo, y no estoy contra la formación de grupos de protesta, sino contra la forma en que se compone y contra el hecho de centrar el ataque y dirigir la culpa hacia el Presidente de México, cuando hemos visto durante años, desde que el PAN llegó a la Presidencia de la República, cómo algunos sectores del PRI y PRD no han permitido la realización de reformas que, a final de cuentas y con buenos ajustes por parte de la “derecha” y la “izquierda”, nos hubiesen podido beneficiar (en esto también culpo al PAN por su falta de capacidad para negociar). Lo hacen como si muchos no supiéramos que la culpa de la mala situación en materia económica, judicial y, quizá, social de México no es solo de una persona, sino de todos los actores políticos y de los 3 “Poderes de la Unión”.

El problema de dirigir el ataque hacia la persona que ocupa el cargo es que no nos separamos de la visión paternalista, muchos mexicanos aún piensan que un presidente debe venir a cambiar al país, no ven utilidad alguna al congreso y no les importa el sistema judicial. Y creo que este sitio y quienes lo promueven se apegan demasiado a esa visión y no nos ofrecen absolutamente ninguna posibilidad de cambio real, solo quitar a uno para poner a otro que continúa con una visión mesiánica y paternalista.

Protestas Es válido atacar las ideas del Presidente, es válido cuestionar su trabajo, es válido no estar de acuerdo con la mayoría de las acciones que emprende, pero no es válido atacar ni insultar (como llamarle “enano”) ni tampoco es válido culpar a un solo individuo sin ver la enorme magnitud de los problemas que tenemos ni tampoco discutir o dialogar sobre cómo lograr cambiar al país.

Una persona me cuestionó sobre lo que planteaba, quizá no me di a entender apropiadamente pues mi reclamo fue confundido con algunas personas que protestaban contra el Sr. Ciro Gómez Leyva y sus comentarios acerca de las redes sociales.

Quisiera aclarar, de nuevo, que defiendo siempre la libertad que toda persona tiene de opinar y de no estar de acuerdo, también la libertad de llevar a cabo acciones que manifiesten sus opiniones, pero no apoyo a quien insulta en vez de cuestionar.

Es necesario también aclarar que también yo protesto mucho, y hago comentarios constantemente contra acciones de gobierno y contra políticos o empresarios. Pero cuando se hace ruido hay que hacerlo bien, si opinas e insultas llamarás la atención de manera inapropiada y no habrá ninguna consecuencia positiva en la protesta, pero si se protesta de forma adecuada, el ruido puede llegar (puede) a oídos de personas que pueden aportar y colaborar con conocimientos y experiencia y ayudarán a enriquecer esa manifestación.

Eso fue lo que despertó mis críticas el día de hoy, pues creo que un grave problema es que no fuimos educados para tolerar y respetar, y tendemos a reclamar insultando, especialmente cuando nuestros argumentos se paran sobre bases endebles.

Mi conclusión es que la protesta contra Felipe Calderón es válida, pero pequeña y manipuladora. Y, sí, tienen derecho a hacerla, pero una consecuencia de la manera en que la hacen es que muchos no le tendremos ningún respeto… y es ahí donde, estoy seguro, no habrá responsabilidad para darse cuenta y aceptar, por lo menos, esa consecuencia.

Las redes sociales nos dan un medio estupendo de expresión con libertad, pero si lo usamos mal, de nada nos va a servir. Ya no estamos amordazados.

Saludos

Eduardo P.

Nota: Lamento si falta una poca de claridad en la idea, espero pueda comprenderse pues quería escribirlo antes que se me perdiera y estoy en mi trabajo con asuntos pendientes, esto fue escrito muy “al vapor”.

Anuncios


Categorías:Tolerancia

Etiquetas:,

2 respuestas

  1. En mi adolescencia pensaba que democracia es el reinado de la mayoría, pero, un profesor en la universidad me enseñó algo muy astuto con lo cual me pareció la mayor enseñanza universitaria que he recibido en una frase: “Democracia es hacer lo que la mayoría quiere sin perjudicar a la minoría. ” Bueno nos soy quien para opinar de la política interna porque no vivo en Mexico y siempre estar fuera es un tremendo filtro, pero quizas otro sería el cantar de este grupo si alejaran los insultos y SUSTENTARAN el porque piden la renuncia Felipe Calderón. Otra cosa que va conjuntamente a la opinión es la sustentación. Sino la opinión no vale y pierde su esencia.

    Saludos Eduardo.

    Me gusta

  2. El gran defecto de la democracia es que uno de sus principales instrumentos, la libertad de expresión, es a veces usada malintenciodamente para subvertir a la democracia misma.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s