¡DESPEDIDOOOS!

No recuerdo si fue en “Bichos” o en “Ants” pero con esa palabra recuerdo a unos insectos que solo sabían decir esa frase… fue en una de esas dos películas, pero no recuerdo cuál.

Bien, a lo que vamos… 

Estoy de acuerdo en que los jefes, en su versión de ‘gerentes / dueños / accionistas’ cuiden a la empresa, a final de cuentas sería muy estúpido no hacerlo si, especialmente en la función de gerente, para eso les fue asignado el puesto que tienen. Exigir resultados, exigir… quizá… fidelidad y obediencia también.

Pero bien, ¿a donde voy con mi comentario?

A lo siguiente:

La semana pasada nos informaron sobre el despido de una compañera de trabajo, intentando intimidarnos sobre las causas del despido más que enterarnos (valga decir que coincidió con la ‘lectura’ del reglamento interno de la empresa). Hoy me entero de las condiciones en que fue despedida, nada (en absoluto) favorables a ella y totalmente (por lógica) a favor de la empresa… Valga decir que ella se fue con renuncia firmada, sin un solo centavo y… con un niño qué mantener y un trabajo que buscar. ¡Qué bárbaros!… ¡Qué sensibilidad!

Eso (lamentablemente) no me parece extraño, ya que desde que entré a trabajar aquí me dijeron que así acostumbraba la empresa “despedir” a sus empleados.

Ese mismo día en que nos leyeron la carta astral, perdón, el reglamento interno de la compañía, hipócritamente nos dicen: “esperamos de ustedes fidelidad y absoluto respeto al reglamento de la empresa a la cual ‘nos debemos’…”

mmmh… como dijo Juan Gabriel: “Pero ¿qué necesidad?… ¿para qué tanto problema?”

Siempre he dicho que para que haya fidelidad y respeto entre dos entidades o seres, ambos ‘fenómenos’ deben estar presentes en las dos entidades, si una de ellas falla, la otra puede optar por abandonar la fidelidad… el respeto puede seguir existiendo pero no la fidelidad.

Entre empresa y empleado las relaciones no son fáciles, si lo fueran no habría necesidad de tener un departamento de Recursos Humanos y mucho menos sería necesario un sindicato y mucho menos una dependencia de ‘conciliación y arbitraje’, pero más allá de la complejidad de la relación, heredada de las relaciones interpresonales y de los intereses particulares, considero que si una de las dos entidades no corresponde a la fidelidad y el respeto de la otra, no está en ninguna posición de pedirla por parte de la otra entidad.

Palabras claras: Si la empresa no es fiel y respetuosa con el empleado (como persona y como trabajador) no puede pedir fidelidad de éste y vice versa.

Hoy, toda la empresa sabe en qué condiciones fue despedida la, hasta hace 7 días, compañera “L”… y también en toda la empresa se habla de buscar otras opciones antes de correr con la misma suerte (no mencionaré las razones por las que fue despedida… podría hacer una mini-serie sobre eso). Pero podríamos evitarnos muchos problemas si antes que nada, la empresa se pusiera en los zapatos de los empleados y, por lo menos, cumpliera con la ley al despedirlos.

Nótese que no estoy pidiendo que no se despida a alguien… la ex-compañera “L” podría o no merecer el despido, pero lo que no es ético es desocuparla obligándola a firmar una renuncia, amenazándola con no acudir a las autoridades y no darle lo que, por lo menos en una renuncia, deberían darle de acuerdo con la Ley Federal del Trabajo.

Es curioso, pero mis jefes gruñones y mezquinos han producido con los despidos a más de la mitad de las compañías que hoy son nuestra competencia; cuando me he topado con ellos generalmente los comentarios son de desprecio y, sinceramente, con mucha sed de venganza nos ganan muchos proyectos. He escuchado a ex-empleados de este lugar, malbaratando equipos y servicios con tal de ganar, y lo logran… nos quitan trabajo y no los critico, pues para ellos es una forma de cobrar revancha de aquellos que los humillaron como empleados y, tal vez, como personas.

Para cerrar, me permito expresar las siguientes… llamémosle, premisas:

  • Nos podríamos evitar muchos gritos y reglas estúpidas con un voto de confianza… (compromiso mutuo)
  • El empleado podría sentir admiración y ser fiel a la empresa si ésta mostrara respeto por él (o ella).
  • El empleado no robaría a la empresa si éste sintiera que la empresa paga lo justo por su trabajo.
  • El empleado no desconfiaría de la empresa si ésta mostrara, mínimamente, confianza en la honestidad del mismo empleado (remarcación de la 1a expresión)
  • El ex-empleado podría mostrar respeto si la empresa, al despedirlo, fuera legal y ética en su comportamiento con él.
  • Éste es curioso pero: El empleado haría muchos favores por la empresa si ésta no se portara con el empleado como si le estuviera haciendo un favor al darle trabajo. La obligación es mutua… el favor es mutuo.

Hay cosas que siempre salen del alcance y de “la norma” pero para eso se crean reglas y castigos… Lo que no es válido en este “juego de la oficinita” es predicar honestidad y exigirla para sí, cuando no se está dispuesto a ser honesto.

Hoy, en el colmo de las cosas, recibo un e-mail de la dirección en cuyo título reza la frase: “Y tú eres ético en tu trabajo?” (con todo y falta de ortografía, sin el carácter ‘¿’)… acto seguido lo borré sin siquiera dar oportunidad a que se marcara ‘leído’… luego bajó mi jefe gritando: “no quiero a nadie conectado a messenger, a skype o a internet”… seguido por un comentario de mi parte, diciendo: “Lic… andas algo ronco, ¿no?”… había afán de regresarle el comentario de la misma forma irrespetuosa que él lo hacía, pero preferí usar algo de sarcasmo y hacerlo sentir peor que si no lo hubiera escuchado,… a pesar de tanto grito.

¿para qué tanto problema?

Insisto… solo puedes pedir respeto si respetas… Las personas siempre son respetables, las ideas nunca lo son. Y es sobre esto último que deben centrarse las discusiones, los ‘dimes y diretes’ y el establecimiento de reglas… cuando se transgrede la integridad del empleado como persona, entonces se afecta algo más que al mismo empleado, se afecta la imagen de la empresa a largo plazo y se fomenta la aparición de “trolls”… o competencia desleal.

¿Porque sí? No… es porque tú quieres… No es lo mismo despedir a alguien diciendo: ‘Gracias por tus servicios’; que diciendo: ‘Lárgate…’

La señorita “L”, palabras más, palabras menos… fue despedida de ésta última forma…

Sobre todo esto… ¿tú qué opinas? Me gustaría conocer lo que piensas.

@Eduardopolis

*Nota: sé que el título es un poco “juguetón”… pero lo pensé demasiado y me pareció el correcto.

Anuncios


Categorías:Ética, Sociedad, Tolerancia

Etiquetas:,

9 respuestas

  1. Gracias a todos por comentar… como respuesta al último comentario, les comento:

    Si el despido fuera justificado la empresa no hubiese hecho algo tan inmoral como obligar a la empleada a firmar la renuncia, lo cual es ilegal.

    Con respecto a los correos que borro, lo hago porque los correos “motivacionales” tienen la misma utilidad que los cursos motivacionales: Ninguna.

    La actitud hacia mi jefe es de negociación, pero en ocasiones debo ser agresivo pues la mayor parte del tiempo es la única forma de hacer que sucedan cosas. A veces por las buenas no funciona.

    Las cosas en mi mundo real y en el mundo real de todos, no soy ideales, y por eso tengo que hacer lo que hago… a veces muy “polite” y otras veces sarcástico… a veces muy formal y otras no tanto… Así es necesario en el lugar donde trabajo, donde además de ser eficiente, tengo que soportar que desconfíen de mi y no me paguen lo que deben de pagarme. Donde a pesar de dar más de lo que me piden, creen que me hacen un favor al dejarme entrar a trabajar cada mañana.

    Así es mi mundo… en el que los 27 empleados de la oficina revisan oportunidades laborales cada día… y a la empresa no le interesa eso, piensan que el recurso humano son piezas de ajedrez y no personas que si bien se equivocan y pueden tener buenas o malas intenciones, también necesitan que su trabajo sea remunerado de acuerdo a la ley, a la ética y al sentido común.

    Debemos ser eficientes, respetar a los superiores y a nuestros compañeros… pero creo que también debemos intentar correr cuando no haya reciprocidad…

    Haz que tus jefes sean algo parecido a tus amigos, pero no permitas jamás que sean tus amigos.

    Si no puedes con tus enemigos… fastídialos.

    Me gusta

  2. Ser despedido de un trabajo, es una experiencia que cambia tu vida por completo. Afecta tu vida en el aspecto laboral, social y económico. Yo no tomo partido en la situación que motivó tu comentario, pero vale la pena hace algunas reflexiones.

    ¿Fue su despido justificado? Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar. Este razonamiento nos hace ponernos en guardia y hace pensar que podríamos estar en queue para ser los siguientes en salir. Es una tendencia natural el tomar partido con el más débil, pero eso puede impedirnos razonar claramente una situación. La obligación de los jefes para con sus empleadores en obtener resultados, y el se nice con sus subordinados es lo ultimo que pasa por sus cabezas. – —Sr. Gerente Godinez, la productividad en la oficia a su cargo ha bajado un 50%, ¿qué @%&*$@ está pasando? —Si señor vicepresidente, pero soy el gerente más popular de toda la región. Y aquí es donde el buen Godinez pasa a engrosar las filas del desempleo.

    ¿Existe el ambiente ideal de trabajo? En los libros y manuales, tal vez, pero no en la vida real. Entre mas pronto se acepte la anterior premisa, mas fácil será adaptarse y lidiar con jefes altaneros, groseros, pedantes y neuróticos. Adaptación, no confrontación, es la regla # 1 de sobrevivencia. Una vez adaptado, puedes empezar a ver como puedes hacer trabajar la dinámica de una situación laboral en tu favor. Recuerda, los jefes tienen el poder, y con un tronar de dedos pueden quitarte el sustento a ti y a tu familia. ¿Injusto? Tal vez, pero una vez más, todo depende de las circunstancias. ¿Eres eficiente y acarreas un verdadero valor para la empresa o eres uno mas del montón? Los empleados realmente productivos e interesados en el desarrollo de la empresa que los emplea, raramente tienen que preocuparse por la seguridad de su trabajo, y si su gerente es demasiado miope y poco inteligente para valorar su presencia en ese lugar, no faltará alguno con más visión que lo contrate con mas sueldo y mejores condiciones.

    ¿Son justificados los exabruptos de los jefazos? Bueno, seamos francos, ¿cuantos empleados de oficina pierden el tiempo conectados a twitter, viendo porno, revisando su correo electrónico, o haciendo compras por internet, en vez de estar revisando sus listas de clientes, o desarrollando una estrategia de ventas que les permita llevar mas ingresos a la empresa? Debe ser frustrante tener a cargo una oficina llena de personas con su mente y productividad puesta en todo, menos en lo que deberían: su trabajo. Si visualizas a tu jefe como alguien que debe ser ecuánime, sereno, educado y justo, entonces estás frito. En algún momento. el big tuna va a tronar y va a dejar salir su frustración al ver que las cosas no funcionan como deberían. Ademas piensa; su jefe debe tratarlo como el te reata a ti. Una vez más, adaptate, y si no lo toleras es el momento de buscarte otro empleo.

    Finalmente, comentas que recibiste un mensaje de tu jefe y lo borraste entes de leerlo. No es creando un problema de desprecio y desinterés por lo que tus superiores tienen que comunicarte a cerca del funcionamiento de la empresa, como vas a solucionar una percibida injusticia con una ahora excompañera de trabajo. ¿Has pensado que tal vez ese tipo de actitud fue lo que provocó su despido? No es confrontando a tu jefe como vas a solucionar tus problemas laborales. Dejame decirlo otra vez; ELLOS TIENES PODER, TU NO! Sé realista, tú no puedes hacer nada para resolver los problemas de los demás. Si tú no los creaste, no vas a poder resolverlos. Puede parecer injusto y egoísta, pero si tú te quedas sin trabajo, lo único que vas a recibir de los demás es un “lo siento” y luego cada chango a su mecate. Estás solo y sin empleo y sin referencias.
    Sé eficiente, respeta a tus superiores y compañeros de trabajo, muestra interés por el funcionamiento y superación de tu empleador, hazles saber de manera firme pero cortés y educada cuando consideres que están equivocados, pero acepta que ellos tienen la ultima palabra, conviertete en un empleado valioso para la empresa y no tendrás que preocuparte por maltratos ni despidos. Así es la vida y el mundo real. Eficiencia y respeto hacen que todo funcione como debe. A la larga, se convierte en una vía de ida y vuelta: lo que das, recibes.
    Felicidades, y un abrazo donde quiera que estémos.

    Me gusta

  3. Siempre existiran personas abusivas en todo entorno mientras permitimos que ejerzan esa acción. Lamenteblemente muchos internalizan que los jefes de una empresa o compañía tienen más valor que los otros trabajadores. Lo cual es cierto en la escala de funciones pero eso no tiene nada que ver con las relaciones humanas e interpersonales que se ejercen cuando uno hace su trabajo. No es cuestión de ser humildes ni de ser altivos sino de respeto y justicia. Si alguien trabaja mal , asi tenga 20 hijos y sea jefe un empleado/obrero simplemente se le despide. Es asi, es cuestión de conciencia de cada uno.
    Saludos

    Me gusta

  4. ¡Que fuerte! yo que pensaba que solo existían esos acosos en mi trabajo ( ouch!). Esa lectura/amenaza también se dio por aquí hace 1 mes aprox.

    Felicidades por el post!, En cualquier relación El respeto debe ser mutuo y sobre todo recordemos que estamos trabajando con personas, que son el capital más valioso de las Empresas/Instituciones.

    La Calidad Humana en todos los ambientes ha bajado mucho. Como dice M A i T R E Y A, todos necesitamos analizarnos y cambiar.

    Saludos y un abrazo!

    Me gusta

  5. Muy interesante le tema que abordas en tu post. Creo que todos hemos vivido de manera directa o indirecta una situación así y es una pena que existan empresas que no comprendan que la situación financiera e imagen de tu empresa se puede ver reflejada en base al trato que le das a tus empleados.
    Se dice que el trabajo dignifica a las personas, pero yo creo que las personas son las que dignifican al trabajo, sin embargo es importante que las condiciones laborales no pongan en riesgo la dignidad del trabajador.

    Creo que la ética en ambas partes juega un papel muy importante en el buen desarrollo laboral.

    Me gusta

  6. Que historia conocida!. En todos lados pasa, todo el tiempo. Nunca falta el jefe abusivo, o los trabajadores que no “se ponen la camiseta”. Eres muy valiente Eduardo, a decir lo que todos pensamos pero pocos se atreven. El problema son los valores, como sociedad y como entes individuales. Esas cosas pasan precisamente porque no nos miramos con respeto, con el claro entendimiento de que ‘todos hacemos a la empresa’, juntos. Queremos que nos den, pero no queremos dar. No hemos aprendido que en un nivel fundamental el trabajo es una actividad que dignifica al hombre, casi la única, en la que podemos devolverle a la vida lo que nos da. Perdemos de vista nuestro valor, y el valor que representa colaborar con alguien más para que nuestro mundo sea algo mejor. Es triste, pero también me da muchos ánimos Ed, para ver en qué me estoy equivocando.

    Lo que me deja esta lectura es que no solo a nivel personal hay que trabajar, hay mucho qué hacer. FOMENTEMOS LOS BUENOS VALORES, todos. No solo lo necesita la Srita. “L” o el jefe “grinch”, lo necesitas tú, yo, todos… lo necesitan las empresas, porque por medio de ellas podemos seguir dando lo que más nos gusta.

    Gracias Ed, como siempre me de dejas pensando.
    Un abrazo,
    G.

    Me gusta

  7. De verdad qué valiente de poner tu opinión sin autocensurarte…

    Es un hecho que este tipo de situaciones se viven en todo el país. Desgraciadamente la gente no tiene, muchas veces, otra opción que aceptar tanto la falta de respeto y congruencia mientras está trabajando, que le exijan a cambio que rindan no sólo fidelidad y respeto sino casi una actitud de ‘estoy aquí para que me uses de trapo de cocina’, y para colmo, al terminarse la relación laboral, sea porque la persona sea despedida o renuncie, aceptar situaciones que no son precisamente regulares, sobre todo cuando te despiden, y no te queda de otra porque tienen la sartén por el mango muchas veces e ir a la Junta de Conciliación y Arbitraje quita meses que podrías ocupar buscando trabajo o, si encuentras rápido, te quita tiempo en tu nuevo trabajo.

    Triste, realmente triste cómo se trata a la gente trabajadora, con el gobierno haciéndose de la vista gorda.

    De que tienes razón, claro, pero es casi imposible hacerle entender a los patrones esta necesidad de dar buenas condiciones laborales a sus empleados si no hay alguien que pare los abusos, desgraciadamente.

    Saludos.

    Me gusta

  8. Estoy totalmente de acuerdo con tus comentarios, y desgraciadamente en muchos lugares pasa lo que mencionas. Te he de felicitar también por atreverte a postear esto, bajo riesgo que te corran de tu trabajo.

    Me gusta

  9. so sad to be fired

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s